Compartir
Publicidad

Crea un equipo de trabajo con 4 ingredientes

Crea un equipo de trabajo con 4 ingredientes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La importancia de los grupos de trabajo en las empresas es indiscutible aunque no debemos esperar que surjan de forma espontánea dada la necesidad de transmitir unos principios firmes que aseguren su correcta implantación en la empresa.

Para ello se pueden destinar unas jornadas con el fin de facilitar la creación de los equipos e implantar los cimientos básicos sobre los que se crearán. Se deberá debatir sobre la misión del equipo hablando de sus objetivos para pasar a exponer las expectativas de los miembros del mismo ante dichos retos. El responsable deberá explicar cómo se organizará el trabajo para poder debatir las áreas de responsabilidad de cada miembro.

En este punto cada persona puede exponer su percepción sobre sus responsabilidades y funciones para luego ser contrastadas por la de los responsables. Las jornadas deben complementarse con el diseño de un sistema de seguimiento. A fin de exponer de manera sencilla los ingredientes básicos para crear un equipo de trabajo Ken Blanchard y Sheldon Bowles utilizaron una singular receta de cocina compuesta por 4 elementos:

La materia prima

No se puede preparar un plato sin materia prima. En el caso de los equipos, este "alimento" es un propósito que invita a los individuos a no pensar solo de manera individual. Se busca que los miembros tenga en especial consideración al grupo.

Este propósito tiene que estar acompañado de valores y objetivos que, mediante un programa o compromiso, cree una vinculación motivacional o de algún tipo entre los miembros. Sin este ingrediente la creación de un grupo fracasaría por la primacía del pensamiento individual por encima de las metas comunes.

Una sartén y un cocinero

Tal y como comenté al principio, un equipo de trabajo en una empresa supone un trabajo que necesita esfuerzos por parte de la organización. El equipo necesita poseer conocimientos y habilidades tanto de manera individual como colectiva. La gestión del conocimiento, por tanto, se convierte en un pilar fundamental en la creación de grupos exitosos.

Aceite

El aceite que nos ayudará a cocinar o coordinar la "materia prima" representa la gestión de sinergias. Cada miembro del equipo debería conocer lo que se espera de su trabajo para que los esfuerzos puedan ser coordinados y que sea cierta la frase que dice "1+1=3"

Si existe un propósito común un conocimiento individual y colectivo, el grupo puede fracasar por una falta de coordinación de sinergias. Por ello, en esta receta se utiliza el aceite ya que sin él la materia prima podría simplemente "quemarse y pegarse a la sartén".

Sal y otras especias

Las recompensas y reconocimientos al trabajo desempeñado por los individuos en los grupos de trabajo son los últimos ingredientes pero no por ello son menos importantes. Obviar este paso sería como comer un huevo sin sal y es considerado por los autores de la receta como algo imprescindible.

Las personas tendemos a repetir aquello por lo que recibimos un feedback agradable así que se recomienda premiar aquellos actos que repercutan de forma positiva en el equipo y en la consecución de sus objetivos.

En Pymes y Autónomos | La compenetración en los equipos de trabajo, Observa a tus compañeros de trabajo, El efecto Hippo y las reuniones de trabajo Imagen | Germán R. Udiz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos