Compartir
Publicidad

Confía en tu idea y aleja a los críticos

Confía en tu idea y aleja a los críticos
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

A todos nos pasa, tenemos una idea y no han pasado ni cinco minutos cuando alguien (normalmente de nuestro entorno más cercano) se dedica a ofrecer una suerte de argumentos por los que no deberíamos poner en marcha nuestro proyecto.

¿La razón? Ellos aluden a la sensatez. No va a funcionar. Es una idea ridícula. ¿Cómo lo vas lograr? La cuestión no es desanimar sino desalentar a quien decide poner en marcha un proyecto. Son especialistas en criticar pero no en aportar. Huye de ese perfil de persona.

La sensatez es una buena compañera de viaje en los negocios, pero lo mismo podríamos decir de el arrojo. Porque hay que tener mucho para iniciar un proyecto. El capital es importante, una buena estrategia, pero sin esa capacidad para afrontar lo que venga, ninguna idea llegará a buen puerto.

Los amigos y la familia, pueden aconsejar, animar o en cualquier caso, estar ahí.

¿Obstáculo o apoyo?

Cuando emprendemos, nadie nos garantiza un camino de rosas. Los obstáculos aparecerán y las palabras de aliento, o consejos serán bien recibidas. Nadie estamos en posesión de la verdad y hay que saber aceptar las críticas constructivas.

¿Pero qué ocurre cuando esos supuestos amigos sólo aportan negatividad? Aunque resulte drástico, hay que aprender a decir adiós a quienes no suman sino restan en nuestra vida. Un emprendedor las más de las veces no pedirá ayuda económica, sólo unas palabras o una conversación.

La escucha activa y una opinión desde un punto de vista realista, debe ser bien recibido. Lo que carece de sentido es el empeño para que abandones ante el primer tropiezo. Aprender a gestionar las críticas, forma parte del planning de un emprendedor, pero también ser capaz de guardar las distancias con quien parece más empeñado en que fracases.

En Pymes y Autónomos|Emprender con la razón o el corazón

Imagen|TheGabeC

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos