Compartir
Publicidad

Cantidad no siempre significa calidad

Compartir

Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Los datos que ha dado a conocer la encuesta (FRONTUR) sobre los Movimientos Turísticos en Frontera, elaborada por el Ministerio de Industria, reflejan que nuestro país recibió más de 7 millones y medio de turistas extranjeros el pasado mes de agosto. Eso supone un incremento del 9,4% sobre el dato de 2010. Los datos acumulados hasta ahora hacen pensar que este año será el cuarto mejor de la historia para el sector en cuanto al número de visitantes.

Este dato puede estar distorsionado por la celebración en Madrid, durante esas fechas, de las Jornadas Mundiales de la Juventud, de hecho el aumento de turistas en Madrid durante ese mes aumentó en un 42% sobre las cifras del pasado año. Además debemos tener en cuenta que cantidad siempre significa calidad, el éxito del aumento de visitas no tiene por qué suponer un aumento de ingresos ya que en la situación económica actual es muy habitual que la gente siga viajando pero gastando menos en sus destinos, por lo que la rentabilidad de esta presencia de visitantes puede ser menor.

Es muy habitual oir como las empresas "presumen" del aumento de su facturación año tras año. Parece que vender o ingresar más es sintoma de mejor situación económica del negocio pero, cuidado, no siempre es así. No siempre es así porque si el aumento de facturación viene acompañado por un aumento de costes de producción, de distribución, o de los gastos generales estaremos vendiendo más y ganando menos.

Si aumentan los turistas podemos necesitar mayor cantidad de personal para atenderlos y podemos necesitar comprar más a nuestros proveedores, pero si los turistas gastan menos ese aumento no supone un incremento de los beneficios. Además el coste de las mercancías posiblemente habrá subido y si mantenemos nuestros precios de venta para que el consumo aumente, estaremos perdiendo margen comercial así que tampoco ganaremos más.

Muchas veces nos fijamos en las cantidades brutas y pasamos de largo en los datos netos. Al final, lo que realmente importa es el dinero que nos queda y no el que vemos pasar. Por supuesto es bueno aumentar el número de clientes, es bueno vender más pero debemos hacer cuentas sobre el resultado final de ello.

En Pymes y Autónomos | La industria turística española pierde competitividad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos