Compartir
Publicidad

Atención a las 'nuevas' profesiones y a sus profesionales

Atención a las 'nuevas' profesiones y a sus profesionales
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El coaching no es una profesión reciente, pero sí se ha puesto de moda entre la sociedad española. Incluso entre quienes jamás pensaron en ejercerla. Pero ¿qué es el coaching? Un método que consiste en dirigir, instruir y entrenar a una persona o a un grupo, con el objetivo de conseguir alguna meta o de desarrollar habilidades específicas.En el entorno empresarial y personal se conoce por coaching al proceso interactivo mediante el cual el coach y la persona o grupo buscan el camino más eficaz para alcanzar los objetivos fijados.

Entre sus técnicas puede incluir charlas motivacionales, seminarios, talleres y prácticas supervisadas. Si buscamos el currículum actual de una persona que conozcamos, nos podemos quedar boquiabiertos al leer que ahora se dedique a 'ayudar', 'aconsejar' y lo que es más llamativo: a cobrar por su trabajo como coach. Es la ventaja de Internet que ayuda a discernir entre quien puede ser un buen motivador y quien ha decidido simplemente ampliar su formación con esta strong> profesión y, lo que asombra: se presenta como un profesional y experto en la materia.

Existen varias familias dentro del coaching: empresarial, deportivo, educacional ocupacional,entrenamiento ejecutivo, y un largo etcétera. El problema reside en que al no existir una regulación oficial, muchas personas piensan que con realizar un curso de unas determinadas horas pueden erigirse en expertos en motivación no dándose cuenta (quiero pensar) que con quien va a trabajar es un ser humano, y que su comportamiento mediante consejos o cualquier otra vía, puede tener unas consecuencias serias si no domina esas herramientas.

Leyendo sobre este asunto tropecé con un blog curioso, o al menos con un artículo que sí me lo pareció: lo escribe un coach que realiza críticas a los crédulos que por hacer un curso de pocas horas y muchos euros, salen fascinados pensando en que han encontrado la respuesta a sus preguntas existenciales y además, se sienten preparados para 'ayudar' a los demás a encontrar su camino si es que en algún momento nos hemos salido de él.

Como en todas las profesiones habrá buenos y malos entrenadores. Lo que a mi juicio no tiene sentido, es que algunas personas se expongan en Internet a sabiendas de que tienen conocidos y éstos saben de sus límites,de sus problemas emocionales y personales para encauzar su propia existencia y pretenden adoctrinar a los demás con su sapiencia.

El coaching para todo

Si un buen libro de autoayuda (haberlos los hay) te puede echar una mano en un momento de depresión o desmotivación, adelante. Pero pagar aunque sea poco dinero a alguien por mostrar frases que todos hemos escuchado en su blog ¿es necesario?

Entiendo la existencia de los entrenadores deportivos (aquí hago el inciso de resaltar la palabra en castellano) existen desde que el deporte comenzó. Y también que un buen deportista pueda trasladar sus conocimientos a una empresa para que ésta sepa trabajar en equipo.

Desde que el mundo es mundo algunas profesiones han causado un cierto recelo entre la sociedad. O bien por su escaso conocimiento de su objetivo final, de los resultados pero sobre todo de lo fácil que es entrar en ese campo y convertirse en 'profesional'. Humildemente apuesto por la motivación personal, que cada uno encuentre las razones que le hacen seguir adelante o mejorar a nivel personal o laboral.

Ni malos ni buenos: ¿eficaces?

Por otro lado, puedo entender que algunas personas no sean capaces de ver más allá de sus problemas, pero antes de dar el paso y contratar a una persona que trabaja en algo que no puede demostrar si funciona o no deberíamos ser cautelosos, investigar, pero como en muchas otras profesiones que sí están reguladas. Para mí lo importante es ver qué tarifas ofrecen, cómo se expresan, y sobre todo: qué formación o preparación tienen.

Es un tema espinoso. Puedes herir a personas que realicen esta labor en ámbitos realmente serios y no es mi propósito, pero sí el de alertar ante oportunistas que jamás han hecho una paella y se anuncian como asesores en alimentación, por realizar un símil sencillo.

Estamos en crisis, muchas personas andan mal de ánimo e insisto, todo lo que nos ayude a sonreír y mejorar nuestro estado de ánimo es respetable. Lo que debe ponernos en guardia es esa otra parte que no ha caído en el pesimismo y ha optado por la vía fácil, la de ser experto con unas clases.

La responsabilidad está tanto en el que paga como en el que ofrece servicios que ni funcionan ni son eficaces. Lo siento, pero no todos podemos ser Sócrates. Atención con algunas nuevas profesiones, que en realidad son antiquísimas.

En Pymes y Autónomos|La moda del 'coaching', nido de oportunistas

Imagen|LibSurSaesa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos