Síguenos

4398775044_055f0a0622_z.jpg

Como colofón a la temática de las relaciones laborales en la empresa que hemos abordado a lo largo de los últimos meses, es imprescindible tratar la prevención de riesgos. Este es un aspecto de suma importancia que muchas veces se pasa por alto en empresas cuya actividad no genera en por sí un riesgo elevado de accidentes para el trabajador.

La prevención de riesgos se define como el conjunto de medidas destinadas a reducir la posibilidad de que un trabajador sufra daño en el desempeño de su labor.

Todas las empresas con trabajadores en plantilla, aunque no sea más que uno, deben elaborar un plan de prevención. El plan es un estudio de las situaciones detectadas en la empresa que puedan suponer un riesgo para el trabajador y de las medidas a tomar para evitar que el daño ocurra. Así, en un supermercado, por ejemplo, sería una situación de riesgo el uso de una máquina cortadora de fiambre y un medida paliativa el uso de un guante de malla.

En el plan se fijarán unos plazos para implantar las medidas relacionadas con los riesgos observados. La elaboración del plan es responsabilidad del empresario, aunque puede designar a un trabajador como responsable de la prevención si tiene la capacidad formativa suficiente. Lo más frecuente es recurrir a empresas especializadas en servicios de prevención que se encargarán de su elaboración y de efectuar un seguimiento para comprobar que las efectividad del plan y su cumplimiento.

El trabajador tiene también obligación de utilizar los medios de prevención y los dispositivos de seguridad. Los planes de prevención incluyen un apartado destinado a la vigilancia de la salud. Los trabajadores, previo consentimiento, se someterán a revisiones periódicas a fin de detectar posibles daños en su salud, atendiendo a la finalidad preventiva.

Existe una página web que depende del Ministerio de Empleo y Seguridad Social llamada prevención 10 que facilita la elaboración del plan a empresas con menos de 10 trabajadores. Una vez confeccionado el plan, deberá pasar una auditoría externa. Las empresas con menos de 50 trabajadores pueden solicitar la exención de la auditoría si su actividad no implica exposición a radiacción, agentes tóxicos, explosivos, alta tensión y si no pertenece al sector de la minería, construcción, siderurgia o industria naval.

En Pymes y Autónomos |Cumplir de forma gratuita con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales
Imagen | Fotos Gov/Ba

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario