En algunos casos, salir a la superficie es urgente

Sigue a Pymesyautonomos

submarino.jpg

Ayer Remo publicó un post sobre la necesidad de abandonar la economía sumergida tratando el caso particular de un lector que nos hizo una consulta. Parece que el post ha calado porque hemos recibido otra consulta sobre el tema. El mensaje recibido en cuestión es el siguiente:

Soy lector de Pymes y Autónomos desde hace unos meses, y he visto que en ocasiones exponéis casos que os envían para comentarlos en el blog. Hoy mismo he leído el artículo sobre dejar la economía sumergida, y es un tema que me preocupa bastante.

Hace un par de años, comencé un negocio en Internet cuyos ingresos están basados en la publicidad. Al principio, los beneficios eran poco importantes, pero con el tiempo han ido aumentando, y últimamente superan los 3.000€ mensuales con facilidad.

Mi principal problema es que tengo 20 años, soy estudiante, y sigo viviendo en casa de mis padres. Darme de alta no sólo afectaría a mi economía, sino a la de mis padres también, ya que perdería el régimen de familia numerosa, y las becas de estudio de las que disfrutamos, entre otros. En el plazo de uno o dos años, me gustaría fundar mi propia empresa de desarrollo de software, y para entonces, podría incluir los ingresos que obtengo en los beneficios de la empresa. Pero mientras tanto, ¿debería seguir como estoy?, ¿debería darme de alta como autonómo y en un futuro crear la empresa, a pesar de todos los problemas que he comentado? ¿Qué multa podría caerme desde Hacienda si me pillan? ¿Qué puedo hacer para evitar dichas multas?

Evidentemente es un caso muy grave. El nivel de ingresos es lo suficientemente importante como para que no pase desapercibido a la Agencia Tributaria, máxime si esa facturación es a pocos clienrtes y teniendo en cuenta los esfuerzos del Gobierno para poner en marcha el Plan Anti-fraude. Los clientes de nuestro lector es más que probable que declaren sus pagos por lo que un posible cruce de datos puede destapar que él no lo está haciendo.

Desde luego urge regularizar esta situación. Dada la situación personal de nuestro lector, una buena posibilidad, posiblemente la mejor, sería que constituya una Sociedad Limitada. El podría tener la participación mayoritaria, incluso el 100%, y podría nombrar administrador a uno de sus padres. Sería el administrador el que se daría de alta en el RETA y él podría cobrar, vía dividendos, la cantidad máxima que permitiera poder seguir manteniendo el status de familia numerosa y las becas.

Por lo que respecta a la situación anterior a la constitución de la S.L. y sus posibles consecuencias y sanciones, a nivel de Hacienda, si se detecta el fraude hay muy poco que hacer. El fraude es evidente y aunque entendemos que la cantidad no es suficiente para alcanzar la categoría de delito fiscal, si es una falta muy grave y puede haber una sanción de 30.000 euros. La Seguridad Social lo tendría más difícil a la hora de detectar el fraude y sancionarlo. Pero desde luego cuanto más tiempo pase hasta que la situación se ponga en orden, más riesgo se está corriendo de que se descubra la situación.

Siguiendo con el simil, el submarino de nuestro lector necesita salir a la superficie pronto, su tamaño y sus movimientos le hacen muy fácil de detectar y los radares son cada vez más precisos.

En Pymes y Autónomos | Salir del armario: Dejar la economia sumergida
Imagen | O de Andrade

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios