El perfume, la venganza de la jueza y el miedo empresarial

Sigue a Pymesyautonomos

el perfume


Una jueza de Úbeda ordenó el precinto de una perfumería y una droguería por suponer que vendían imitaciones. El problema tiene su origen en unas rencillas comerciales surgidas a raiz de una solicitud de cambio del perfume una vez usado sustancialmente, achacando “que no olía bien”.

La jueza, llevando a cabo un manifiesto abuso de poder, consiguió que los dueños de la perfumería le devolviesen el dinero pagado por el perfume y al día siguiente mandó orden de precinto contra los dos establecimientos que regentaba el dueño. Lo peor de todo este caso, es que los propietarios agraviados en este atropello, no iniciaron ningún tipo de acción legal contra la jueza, después de tener ocho días las dos tiendas cerradas de malas maneras. Ha sido el Consejo General del Poder Judicial quién ha actuado de oficio en este caso.

Esto me lleva a pensar que muchos empresarios tienen miedo y pavor a los poderes públicos, desconfían ampliamente del sistema y prefieren sentirse pisados y humillados antes que confiar su suerte a la justicia. Es triste, pero es la única explicación razonable que se me ocurre.

David contra Goliat suele ganar pocas veces y ser juez y parte, nunca mejor dicho, hace que reflexionemos sobre la justicia, legalidad, derechos constitucionales y todos esos términos que sustentan el Estado de Derecho. En este caso, entiendo perfectamente que el comerciante quisiera correr un tupido velo sobre los hechos acaecidos pero no por eso quita, que tengamos que dejarnos pisar. ¿qué haríais vosotros? ¿denunciaríais un abuso de poder similar?

Más Información |WebJaen
Imagen | Otodo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios