El Gobierno aprueba el nuevo Contrato para la Formación y Aprendizaje y la Formación Profesional Dual

Sigue a

Ministros

El Gobierno acaba de aprobar en el Consejo de Ministros el nuevo Contrato para la Formación y Aprendizaje y el modelo de Formación Profesional Dual. El objetivo del nuevo contrato es buscar una mayor formación y empleabilidad de los jóvenes mediante una doble vertiente, la laboral y la formativa, adaptar esa formación a las necesidades específicas de cada empresa y atender a los trabajadores sin cualificación..

La Formación Profesional Dual pretende, mediante un funcionamiento similar al sistema alemán, complementar la formación de los jóvenes en sus estudios de Formación Profesional con prácticas en empresas.

Nuevo Contrato de Formación y Aprendizaje

Este contrato podrá celebarse con jóvenes entre 16 y 30 años, su duración mínima será de seis meses y a partir de los 3 años se convertirá en indefinido ordinario. Durante el promer año el 25% de la jornada será de prácticas laborales, a partir del segundo este porcentaje será del 15%.

Si el contrato se firma con personas discapacitadas, la duración máxima será de hasta 4 años y el 25% del tiempo de trabajo efectivo podrá dedicarse a rehabilitación, habilitación o ajuste personal o social.

En el caso de que el contrato se formalice por parte de empresas con menos de 250 empleados estos contarán con una bonificación de la cuotas de la Seguridad Social del 100% y en el caso de las empresas de más 250 trabajadores se bonificará con el 75%.

En todos los casos, al final del misno, se obtendrá un certificado de profesionalidad o un título de Formación Profesional.

La Formación Profesional Dual

La formación profesional dual parte de la firma de un convenio de colaboración entre los centros de formación y las empresas para que los alumnos puedan realizar prácticas. Esas prácticas ocuparán el 33% de las horas de formación de la FP.

Los alumnos de la FP dual no tendrán un contrato laboral, no cobrarán sueldo ni cotizarán a la Seguridad Social ya que esas prácticas sólo tienen carácter formativo. Sin embargo se abre la posibilidad de que puedan percibir una beca que podría estar a cargo de la administración educativa, de la empresa, o ser compartida por ambas.

Los jóvenes que participen en estos programas podrán ser contratados posteriormente por esas mismas empresas mediante el nuevo Contrato para la Formación y Aprendizaje que hemos detallado antes. En otros países el 65 % de los alumnos que estudian FP dual acaban trabajando con contrato fijo en la misma empresa donde se han formado.

Mäs allá de la gran necesidad de adaptar la formación a las necesidades de las empresas y que estos sistemas pueden servir para ello, el principal problema de la economía española es que las empresas no necesitan contratar trabajadores, de hecho lo que buscan es reducir plantilla. Este intento de rebajar el paro juvenil puede quedar frenado por la contracción económica de nuestro país, que no supone un incentivo para la contratación.

La cuestión principal ahora mismo no es facilitar la contratación sino que la economía se dinamice, se recupere el consumo interno y las empresas aumente su actividad y necesiten más trabajadores. Por mucho que se intenten estos movimientos si por otro lado se aumentan los impuestos y se utiliza la actividad empresarial para financiar a una administración que luego es morosa con las propias empresas nada de ésto servirá para su objetivo.

En Pymes y Autónomos | Las becas tienen una condición formativa, no laboral
Imagen | La Moncloa

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario