Compartir
Publicidad

Cláusula suelo o cómo imponer el café para todos

Cláusula suelo o cómo imponer el café para todos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estos días aparecen noticias sobre la sentencia de las "cláusulas suelo" que limitan el impacto de la reducción del indicador EURIBOR en el interés que se aplica a un préstamo hipotecario al entender que son poco claras o transparentes. Después de aclaraciones sobre la sentencia la noticia ha alterado la situación del sector y el Gobierno lidera una cruzada contra este tipo de cláusulas abusivas que quiere aplicar al resto de operadores financieros del sector...café para todos. Al margen de que sea una situación lamentable en la que claramente los bancos han dado muestras de su poder y fortaleza a la hora de asegurarse unos mínimos; al abstraernos de esta situación parece más llamativo el hecho de que estamos en un momento de total indefensión jurídica.

Indefensión jurídica

El marco de trabajo está constantemente desdibujándose y repintándose y justo eso es lo que una empresa no necesita para poder desarrollar su actividad, leyes que alteran repetitivamente el escenario en el que nos manejamos y que nos obligan a redefinir procesos, cambiar sistemas...y los pequeños no podemos permitirnos estos cambios de timón recurrentes.

El entorno es suficientemente incierto y cambiante como para que añadamos más ingredientes a la coctelera y nos enfrentemos a nuevos retos creados sin más afán que salvaguardar una situación concreta y puntual. Necesitamos una mayor amplitud de miras que proporcione un recorrido con visión, porque de lo contrario nuestro país no será atractivo para inversiones.

Ejemplos

Tenemos ejemplos próximos que ilustran, en uno u otro sentido (positivo y negativo), la rudimentaria manera de alterar el orden de las cosas para que cuadren y encajen con un momento circunstancial.

  • Llegada de inversión por la apertura de EUROVEGAS: facilitamos legislativamente que se pueda implantar en nuestro país.
  • Energías renovables: todo un sector incentivado con primas que reconvertimos con carácter retroactivo.

Y podemos seguir hasta el infinito, el cumplimiento de normativas y obligaciones a las que tenemos que hacer frente son un caldo de cultivo ideal para que la picaresca actúe y busque la válvula de escape y el resorte que pulsar para evitar incurrir en un gasto no previsto o un desarrollo no contemplado. Con estos polvos afloran los lodos de las pymes que, acuciadas por otras urgencias (nóminas, impuestos, proveedores) hacen vista gorda o caso omiso a velar porque se sigan esas normativas.

Estabilidad

La estabilidad en todos los ámbitos de las magnitudes macro de un estado (economía, legislación, situación social...) proporciona una corriente de atracción para la captación de inversión y nuevos negocios, si vamos minando poco a poco esa estabilidad construida será complicado, por no decir imposible, convertir a España en una nación en la que apetezca implantar un nuevo negocio, salvo que sea por un mal aprovechamiento del resquicio legal, con lo que se convierte en un coladero de empresas con clara vocación fraudulenta y no nos interesa convertirnos en un paraíso para este tipo de industrias.

Imagen|Mira66 Información|El país

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos