El asesor Maus y la desaparición del verbo "invertir" [Humor]

Síguenos

seccionhumor

Maus estaba tumbado en su cama mientras su corbata y chaqueta reposaban en el suelo. Era algo muy poco habitual en una persona tan ordenada como el asesor, pero algo había hecho que perdiera su interés por lo mundano, quedando en una meditación profunda producto de lo que había descubierto durante el día.

Todo había comenzado en la entrevista con uno de sus clientes, que le pedía consejos sobre diversas cuestiones del negocio como era habitual. Tras escuchar atentamente el caso, comenzó su réplica recalcando lo importante que era invertir en ciertas áreas para seguir siendo competitivos. Lo curioso fue que su interlocutor no pareció comprender aquella palabra y quedó confuso intentando repetirla: “in… invie…veri…”

  • Invertir. – dijo lentamente el asesor mientras escudriñaba la cara de su cliente, por si le estaba tomando el pelo. Actuó con cautela por si tenía problemas auditivos, ya que al fin y al cabo en un principio tampoco entendió su nombre, llamándole “Aux” como si fuera el conector de una mini-cadena.
  • In… vir… Disculpe, pero no entiendo lo que quiere decirme.
  • Me refiero a destinar esfuerzos en ciertas áreas de su negocio, con el fin de obtener rendimientos futuros que le permitan mejorar o mantener su situación competitiva.
  • No entiendo. ¿gastar?
  • No exactamente. Yo hablo de algo integral. Por otro lado, un gasto puede darse a fondo perdido.
  • Vamos a ver… usted dice esa palabra rara y lo que me está diciendo es que tendré que gastar más en algunas áreas del negocio ¿no?
  • Entre otras cosas, pero…
  • ¿Está loco? Estamos reduciendo los gastos al mínimo. No sé si es que no lee los periódicos, pero estamos en crisis.
  • Lo que intento transmitirle es que no todas las partidas económicas deben considerarse gasto como tal, aunque estemos en crisis. Debe priorizar o puede destruir los pilares de su negocio. No habrá mañana.
  • ¿Mañ...manana…moñana?

El debate se prolongó, pero el asesor no logró que su cliente entendiera lo que quería decir con “inversión”. De hecho parecía que había perdido todo el léxico referente al futuro. Rendido, el asesor se retiró a comer a un bar cercano mientras las noticias relataban la actualidad: “el gobierno ha reducido el gasto en investigación y desarrollo, así como la partida destinada a educación…”

Algo extraño pasa

“¿Gasto?” pensó Maus, tras lo cual no pudo evitar preguntarle a un señor que comía en la mesa de al lado: “Disculpe, ¿me puede dar su opinión? ¿las partidas de investigación y desarrollo o la de educación son gasto o inversión?”. Esta persona quedó extrañada e intentando repetir la palabra con torpeza: “¿invir…in…versación?”

Asustado, el asesor apuró su plato y se marchó. Buscó una librería y entró rápido para comprobar si la palabra seguía existiendo en los diccionarios, pero no la pudo ubicar. Le consultó al vendedor si se trataba un error de aquel tomo, pero este no pudo entender la palabra: “Si que es una palabra extraña, no sé qué pasa pero me resulta imposible decirla“.

Maus revisó otros diccionarios pero no estaba en ninguno. Entonces salió nervioso y diciendo insistentemente: “invertir, invertir… esa palabra existe. Lo sé”. Los que le oían al pasar por la calle quedaban confusos y todos repetían agarrando sus mofletes como intentando dominarlos: “invri…invi…tirvir”

Llegó a su casa con la clara idea de que algo no iba bien en su cerebro. Se sentó en el ordenador para buscar la palabra en internet pero cuando intentó teclearla fue incapaz, había olvidado cómo se decía y cada vez estaba más inseguro de lo que significaba.

Se quitó la corbata y la chaqueta como si le pesaran y se tumbó en la cama, aunque la ansiedad se apoderó de él como si algún tipo de virus le hubiese invadido, haciendo que fuera incapaz de saber con seguridad si volvería a salir el sol al día siguiente.

En Pymes y Autónomos | El Asesor Maus, Humor
Imagen | Germán R. Udiz

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios