Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cinco errores de emprendedor novato que podrían afectar a tu tesorería

Cinco errores de emprendedor novato que podrían afectar a tu tesorería
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sage

Uno de los aspectos claves de toda empresa es la gestión de su tesorería, que puede ser susceptible de acarrear problemas si no se realiza de forma correcta. Si, además, a esto le sumamos la inexperiencia de la mayoría de emprendedores novatos, estaremos ante una gran fuente de riesgo para la supervivencia del proyecto empresarial a corto plazo.

Por tanto, si eres uno de los valientes que va a crear una empresa, quizá te interese empezar a conocer los principios de la gestión de cash-flow, evitando en la medida de lo posible estos cinco errores de emprendedor novato que podrían afectar a tu tesorería:

No todo lo que entra son ingresos

Este es un axioma que los emprendedores suelen comprender después del primer trimestre, y más concretamente cuando ha pagado el IVA o el IGIC, que es cuando son conscientes que llevan tres meses contando con un dinero del que no eran dueño.

El empresario debe entender que, en todo lo relacionado con el IVA o el IGIC, su papel es simplemente de recaudador, y que ese porcentaje sobre el precio se lo cobra al cliente para entregárselo a Hacienda todo junto cada tres meses.

Si no tenemos clara esta premisa y ese dinero no se guarda y se gestiona con un buen software de facturación podremos tener un gran problema de cash-flow en enero, abril, julio y octubre que es cuando tendremos que presentar los impuestos.

Estimaciones elevadas

Es un error general que realizan buena parte de los emprendedores y que no afectará solo a la tesorería sino que amenaza directamente a la supervivencia del proyecto.

Las estimaciones de ingresos mal calculadas, normalmente infladas, hacen que en nuestro plan de viabilidad no salte ninguna alarma, ocasionando así que se comentan errores en el cálculo de los recursos económicos que necesitemos aportar abrir el negocio, que normalmente se puede agotar en unos meses, ya que entra menos dinero del que teníamos previsto.

Estos errores de realizar unas estimaciones sobrevaloradas pueden derivar de la inexperiencia, el propio desconocimiento del mercado y de la competencia o por la falta de capacidad del emprendedor.

No tener en cuenta los plazos de cobro y pago

Cuando planteamos nuestro proyecto empresarial, a veces olvidamos algo muy importante, como son los plazos de cobro y de pago, dando por hecho que todo es al contado, lo que muchas veces está alejado de la realidad.

Para controlar este importante flujo, es fundamental es disponer de un programa de facturación, que nos controle cuando se producirán los cobros y los pagos, con el fin de ajustar el dinero necesario para no dejar nada sin pagar por no tener tesorería disponible.

Hacer cálculos anuales y no mensuales

Los planes de viabilidad o cálculos realizados anualmente nos pueden llevar a equívocos, ya que una empresa puede ser viable a una año vista, sobre todo los primeros años de actividad, pero ser inviable en los siguientes meses.

Esto se puede producir porque, en los primeros meses, al estar empezando, la empresa puede arrojar resultados negativos que pueden ser compensados en el segundo semestre, siendo esta una situación que puede no ser tenida en cuenta en cuenta porque no hemos hecho una análisis mensual, y en el computo anual esta situación da un resultado positivo.

Esta situación, si lo vemos desde la perspectiva de la gestión del cash-flow, hará que en esos primeros meses tengamos que cerrar, ya que no tendremos el fondo suficiente, ya que ese fondo será suficiente, pero quizá sea más tarde cuando lo necesitemos.

No disponer de herramientas financieras

El emprendedor no debe solo controlar tesorería, sino que además debe proveerse de mecanismos para cubrir las necesidades de fondos.

Es conveniente que el emprendedor se dote de un fondo, pero igualmente debe poder ir cultivando con las entidades financieras para poder disponer de productos como pólizas de crédito para poder tener la flexibilidad necesaria para que el funcionamiento de nuestra empresa no se detenga.

Imagen | hdaniel

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos