España es un país muy sensible al gravamen de los biocombustibles

Sigue a Pymesyautonomos

camiones

España es un país en el que por su configuración geográfica y una orografía montañosa, el transporte por carretera se configura como fundamental para el sector de la distribución y el transporte. Y aunque en las últimas décadas se ha ido desarrollando una red cada vez más notable y suficiente de transporte por ferrocarril y aéreo, aún existen muchas rigideces que nos proporcionan una gran dependencia de los carburantes fósiles.

En estos últimos años, a la par que lo anterior, se han ido desarrollando nuevos combustibles más sostenibles y baratos, como los biocombustibles, pero como consecuencia de la imperativa necesidad del ajuste fiscal (se empezaron a gravar el pasado uno de enero y además se les aplica el IVA cuando antes estaban exentos), se ha incrementado su gravamen hasta el punto de suponer un lastre insalvable para muchos profesionales del transporte por carretera.

Por este motivo la Asociación Nacional de Transportistas de España (Fenadismer) y la Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros (Asintra), están siendo muy críticos con la nueva fiscalidad de los biocombustibles, porque además de los problemas del sector como consecuencia de la crisis económica y unos márgenes muy ajustados, ahora deberán lidiar con este nuevo frente.

Esta situación llevará al cierre de muchas empresas, y no solo eso, sino que también para compensar costes, estas empresas deberán repercutir en su hoja de servicios el coste adicional, lo que nos llevará a unos bienes y servicios más caros, y a la subsiguiente pérdida de competitividad.

En Pymes y Autónomos | La intermediación ha de crear valor
Imagen | equipocepsa


Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario