Compartir
Publicidad

Cajas registradoras con doble contabilidad

Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La caja registradora se inventó para llevar un control de las ventas y evitar que los empleados sisaran al empresario. Hoy, que han evolucionado brutalmente, son una herramienta básica de ayuda a la contabilidad de muchos negocios y también un sistema de registro en el que se apoya Hacienda para establecer sus controles fiscales. Por ello no es de extrañar que le preocupe la existencia generalizada de cajas registradoras que permitan llevar una doble contabilidad.

Os remito a la interesante entrada de Javier Salas en Materia, Hacienda investiga las pérdidas provocadas por un software que facilita el fraude fiscal. Lo cierto es que no es una noticia novedosa, y esta práctica, como intuimos todos los que nos movemos en el mundo empresarial está bastante extendida y globalizada, y no sólo en terminales de facturación, también en programas de contabilidad y similares. Es decir, es una evolución del simple "no ticar" las ventas.

La idea, tal y como comenta el artículo, es que el software encargado de recoger las transacciones, tenga una serie de funcionalidades ocultas que en un momento dado, por ejemplo al totalizar las ventas del día, nos permita ocultar un porcentaje o cantidad determinada de los ingresos (por ejemplo los primeros 150 euros de facturación del día). De este modo, nuestros sistema llevaría dos contabilizaciones, una la auténtica, y otra minorada en dichas partidas, que iría nutriendo una caja b.

Evidentemente, esto es absolutamente ilegal, y precisamente por ello estas capacidades se tratan de tapar. En este sentido, existen dos grandes modelos:

  • El phantom-ware, cuando viene instalado por el fabricante dentro del software o hardware que nos venden. Por supuesto, se trata de un menú oculto, al que se accede con alguna combinación de teclas que nos explican verbalmente, pero que no figura accesible en pantalla ni se encuentra ninguna referencia en manuales.
  • El zapper, donde la herramienta de software para alterar la contabilidad se encuentra separada, por ejemplo en un USB que se conecta al equipo cuando se quieren realizar los cambios oportunos y el volcado de datos, con la idea de que un peritaje informático del equipo no descubra las funciones ocultas.

Vuelvo a repetir, aunque creo que no hace falta, que se trata de algo absolutamente ilegal, y recomendaría a los que llevan a cabo dichas prácticas que tengan mucho cuidado:

  • A las empresas que comercializan estas soluciones informáticas el paquete legal que les puede caer es muy gordo, y no descartaría que pudieran estar incursos en algún tipo de ilícito penal.
  • A los que las usan, recordarles que las cifras de ventas pueden llegar a ser estimadas a través de consumos y otros datos, pero, especialmente que anden con tiento aquellos con deudas con Hacienda, ya que como ya sabemos, no sería de extrañar que con motivo del embargo de la caja se descubra el pastel si no cuadran las cuentas con el remanente encontrado en caja, por no hablar de los empleados descontentos que puedan denunciar el tema a las autoridades.

¿Conocíais este tipo de herramientas? Tened cuidado y sed buenos ahí afuera.

Vía | Materia En Pymes y Autónomos | Aprobado el nuevo reglamento de facturación Más información |OCDE, Boston University School

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos