Síguenos

pymes

Identificamos a las pymes como las pequeñas y medianas empresas, pero más allá del aspecto lingüistico hay que plantearse el concepto legislativo de pyme desde el momento en que éstas tienen una serie de derechos diferente del resto de empresas o pueden acceder a ayudas, subvenciones o vías de financiación específica. Ante ésto ¿qué es una pyme?

¿Un autónomo o un profesional es una pyme o tiene que ser una S.L. para entrar en esta definición? ¿Para ser una pyme es necesario tener una estructura empresarial y empleados o un negocio explotado por una solo persona puede catalogarse como pyme?

La Comisión Europea indica que una empresa es una entidad que ejerce una actividad económica, independientemente de su forma jurídica. Por tanto el hecho de ser autónomo, profesional o sociedad mercantil no va a ser determinante a la hora de entrar en la clasificación de pyme.

Los tres criterios fundamentales que determinan el tipo de empresa, y por consiguiente si es una pyme o no son la plantilla que la forma, el volumen de negocios de la misma y su balance. Se obtendrá la calificación de pyme en el caso en que la empresa no supere los umbrales que se determinen en esos tres conceptos, siempre teniendo en cuenta que no es obligatorios cumplir los dos últimos criterios y las empresas pueden optar por cumplir bien el límite del volumen de negocios o el del balance y por superar uno de los dos no se pierde esa condición.

Las pymes se dividen en tres clases: microempresas, pequeñas empresas y medianas empresas:

  • Se establece que una microempresa es aquella que tiene hasta 10 trabajadores y que su volumen de negocio o su balance anual no supera los 2 millones de euros.
  • Pequeña empresa será aquella que cuenta con una plantilla de menos de 50 trabajadores y que su volumen de negocio o su balance es inferior o igual a 10 millones de euros.
  • Una mediana empresa tendrá menos de 250 trabajadores y un volumen de negocio menor o igual a 50 millones de euros o un balance que no supere los 43 millones de euros.

Cálculo de la plantilla

En el cálculo de la plantilla hay que incluir el personal que trabaja a tiempo completo, a tiempo parcial y los trabajadores de temporada. Comprende al personal asalariado; las personas que trabajan para la empresa, que tienen con ella un vínculo de subordinación y están asimiladas a asalariados con arreglo al Derecho nacional; los propietarios que dirigen su empresa y los socios que ejercen una actividad regular en la empresa y disfrutan de ventajas financieras por parte de la empresa.

Los aprendices o alumnos de formación profesional con contrato de aprendizaje o formación profesional no se contabilizarán dentro de la plantilla. Tampoco se contabilizan los permisos de maternidad o los permisos parentales.

El cómputo de plantilla se expresa en unidades de trabajo anual. Cuenta como una unidad cualquier persona que trabaje a tiempo completo en su empresa o por cuenta de su empresa, durante todo el año de referencia. En cuanto a los trabajadores a tiempo parcial, de temporada y los que no trabajaron el año completo, cuentan como fracciones de una unidad.

Cálculo de la cifra de negocio y del balance

Para determinar el volumen de negocio anual se calculan los ingresos percibidos durante el año de que se trate por su empresa en concepto de ventas o prestación de servicios, una vez realizada la deducción de los descuentos, no incluyendose ni el IVA ni los impuestos indirectos.

El balance general anual se refiere al valor de los principales activos de su empresa, incluyendo el inmovilizado material, inmaterial, las inversiones financieras, etc.

En Pymes y Autónomos | Las pymes cobrarán en el banco las deudas de las Administraciones
Imagen | RLasaosa

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario