En la fiesta de las cooperativas

Sigue a Pymesyautonomos

Hoy, día 11 de noviembre, se celebra en Durango la fiesta de las cooperativas, organizada por la Konfecoop, la Confederación de Cooperativas del País Vasco. Con ella se pone el cierre a un año 2012 muy especial, pues se trataba del año mundial de las cooperativas, fórmula empresarial con una tremenda fuerza en dicho entorno geográfico.

Hace unos días publiqué un post titulado Las cooperativas no son una Arcadia feliz. Me limitaba a cuestionar esa suerte de imaginario colectivo, bucólico, del entorno cooperativo, poniendo como ejemplo el tema sindical. Alguno que otro me chorreo en twitter y eso que considero que mi post era sumamente respetuoso (y escrito además desde el conocimiento cercano).

Por eso quiero aprovechar el día en que nos encontramos para remarcar mi absoluto respeto hacia todas las iniciativas empresariales, incluidas por supuesto las que se llevan a cabo como cooperativas. No estamos como para descartar formulas. Ahora bien, en el video promocional del movimiento cooperativo vasco que encabeza el post creo que subyacen algunos de sus problemas.

Hay un cierto aire de superioridad moral del movimiento cooperativo frente a otro tipo de sociedades, las mercantiles. Es así, en el video, y mucho me temo que también en el día a día. Y eso denota una falta de conocimiento y de humildad que no puede resultar muy beneficiosa a largo plazo. Por favor, respeto para todos.

Por otro lado, en el movimiento cooperativo, al menos en el vasco, subyace un desprecio hacia los intermediarios, hacia lo comercial. Prescindir de intermediarios, se afirma en el video. ¿Qué es Eroski más que un intermediario?, ¿qué es la propia Konfecoop más que un intermediario ante la sociedad? Los intermediarios son buenos y son necesarios, pero parece que hay un cierto resabio anticapitalista en esa concepción utópica de los cooperativistas.

Para acabar, cuando se insiste en el carácter democrático de las cooperativas me pregunto que tiene que ver con la realidad empresarial. Ni las cooperativas son tan democráticas como nos lo venden ni la democracia es una solución mágica para la gestión empresarial. De hecho, las cooperativas vascas en su expansión han diluido mucho esos rasgos.

Felicidades a los cooperativistas en su día, y gracias por todo lo que han aportado, pero por favor, todos somos necesarios.

PD: el llamamiento final del video a una mayor presencia de las cooperativas en determinadas instancias no me puede sonar de otra manera que mal, pero esos son cosas de mi liberalismo, y es uN mal generalizado de todos los empresarios, y los cooperativistas, aunque no quieran reconocerlo, lo son.

En Pymes y Autonomos | Las cooperativas de trabajo, una alternativa poco conocida, Formas empresariales: Cooperativas

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario