Compartir
Publicidad

Todo negocio analógico tiene una bala digital con su nombre

Todo negocio analógico tiene una bala digital con su nombre
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace justo un mes, dentro de las reuniones que los emprendedores gallegos hacemos una vez al mes para comer, vernos las caras y compartir experiencias y problemas, y que se llama LaconNetwork, Eduardo Fernandez, vicepresidente de RIM España, soltó esta frase: “todo negocio analógico tienen una bala digital con su nombre“. El avance tecnológico es evidente y se lleva por delante, entre otras causas, a muchos de los que no son capaces de asumir esos cambios.

Hoy nos enteramos del cierre, en su edición de papel que no la digital (por el momento) del diaro Público. Es una “víctima” más de modelos que no van tras las demandas de los usuarios, que pretenden imponer sus sistemas cuando, en la actualidad, son los usuarios los que mandan, los que dicen lo que quieren consumir, cuando, donde, en que formato, etc. Quien no se dé cuenta de ello recibirá antes o después su bala.

A los que ven en la tecnología el enemigo, sólo decirles que por muy lejos o por muy bien que se escondan, antes o después les alcanzará la bala. La única manera de librarse es ser ellos mismos quienes empuñen el arma, que se alíen con la tecnología para buscar ese espacio común empresa/mercado que esos avances dibujan y que si no son ellos los que disparan, les llegará el impacto.

La tecnología y los nuevos modelos de negocio que esta trae no son el enemigo sino la oportunidad. La decisión es aprovecharla o que la aprovechen otros en nuestro perjuicio. Esa es la elección.

Porque los usuarios, los que compran, los que gastan, ya han elegido y eso no lo puede cambiar nadie. Si el producto es atractivo el mercado pagará por él. Los libros electrónicos que se venden cada día, las nuevas suscripciones a plataformas de música on-line, el avance evidente de las compras a través de internet evidencian un nuevo paisaje, ahora hay que decidir si formamos parte de él o nos quedamos fuera del cuadro.

Desde las instituciones también se debería de ayudar al cambio, prolongar la agonía de negocios sin futuro sólo sirve para quemar recursos públicos y dilatar una agonía que antes o después traerá la muerte de empresas o incluso sectores enteros. Mejor nos irá como país y como industria si ayudamos al cambio y damos oportunidades a los que pueden provocar este cambio desde dentro. Cerrar los ojos cólo servirá para que el cambio venga de fuera y las empresas de aquí pierdan su oportunidad.

En Pymes y Autónomos | El cambio de modelo productivo ¿Dónde, aquí? Pues va a ser que no
Imagen | freeflyer09

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos