Compartir
Publicidad

Rectificar la estrategia es mejor que morir con la estrategia

Rectificar la estrategia es mejor que morir con la estrategia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En el mundo de la dirección de empresas, es común que el que tiene la facultad de llevar la batuta, el que tiene el poder de decidir, se crea en muchas ocasiones por encima del bien y del mal, y se crea con la verdad absoluta sobre las estrategias que pretende implementar. Y eso estará muy bien mientras vaya acertado, el día que no sea así, o bien es rápido a cambiar su estrategia o morirá con ella.

Todos tomamos caminos acertados y caminos equivocados a lo largo de la vida, también en nuestras decisiones profesionales. Todos tenemos unas ideas y unas estrategias planteadas que para nosotros son las válidas, y salirnos de ese esquema puede resultarnos extremadamente difícil. Pero bien haremos de salirnos del camino, si vemos que realmente ese no funciona, antes de que sea demasiado tarde.

Esto no significa que no debamos tener estrategias meridianamente claras, esto tampoco significa que debamos titubear o virar el rumbo a las primeras de cambio, a los primeros contratiempos o simplemente por lo que nos digan los demás. Ahora bien, esto lo que quiere decir es que es mejor cambiar de estrategia cuando esta se demuestra errónea, que no irse al agua y perecer con ella.

Se que claudicar, que renunciar, que reconocer que nos hemos equivocado en nuestra estrategia duele y es fastidioso, que en muchos casos hiere nuestro propio orgullo y que es como una puñalada en nuestro corazón. Pero sin duda, es mejor ello, que no dejar pasar el tiempo, tener que pasar por esto y encima tener que pasar por ya no tener ni estrategia buena o mala por la que luchar o pelear.

En Pymes y autónomos | Consideraciones a la hora de definir nuestra estrategia empresarial Imagen | tnarik

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad