Las pequeñas empresas no son la solución, las mittelstand si

Sigue a

grifols

Hace casí cuatro años escribí un post llamado Emprendedores vs. empresarios. Lo cierto es que, reconociendo las posibles diferencias entre ambas facetas, creo que hay mucho de hipocresía en la potenciación del término emprendedor (poli bueno) frente al de empresario (poli malo). Yo esa dicotomía no la compro. Como tampoco me trago el discurso oficial respecto a que el futuro está en las pequeñas empresas y en los autónomos, en una suerte de primavera empresarial que de lugar a que florezcan centenares de miles de pequeñas iniciativas.

Que no se me entienda mal, estoy a favor de la iniciativa emprendedora, de que la gente se anime, de que se reconozca su papel social, etc. Pero no a favor de que nos narren cuentos de hadas, de que la gente desconozca los riesgos, de que este chute de marypoppins empresariales se sustancie con dinero público en forma de subvenciones directas o indirectas. Y sobre todo no creo que un tejido empresarial sólido se estructure alrededor de las microempresas. De hecho, me temo que esa es parte del problema.

No me voy a liar con estadísticas al estilo Borrell, pero viene siendo generalmente aceptado que España es un país de pymes, pero sobre todo de pequeñas empresas, especialmente si hablamos en términos de mano de obra. Esa pequeña dimensión lleva también aparejada una débil capitalización, lo que en circunstancias como las actuales las hace caer como moscas. La vida de esas empresas es, precisamente, como la breve existencia de una de esas moscas de la fruta. ¿Queremos perpetuar ese rasgo de nuestra economía?

En general, de un modo u otro, la mayoría de ese tejido de de micropymes está al servicio de las grandes y medianas empresas. Las primeras son más bien escasas en España, y después de esta crisis van a quedar menos aún. El futuro son las medianas empresas, las empresas mittelstand, que diría un alemán. Os recomiendo en este sentido la lectura de este post de Marc Garrigasait, Grifols, Wikileaks, las ‘mittelstand’ y la salida de la crisis.

Las mittelstand suelen ser empresas familiares pero con una gestión profesional, un músculo financiero adecuado y una rápida capacidad de toma de decisiones. Suelen tener vocación exportadora, apostar por la innovación y estar presentes en nichos que desdeñan las grandes empresas, con orientación hacia el cliente empresarial. Si quieres saber más sobre ellas, a pie de página tienes un par de enlaces interesantes.

El futuro de nuestras pequeñas debe ser convertirse en mittelstand. Entre las que no lo consigan, algunos podrán subsistir dignamente al servicio de las mismas, y las demás desaparecerán. obviamente no incluro en esta dura visión a aquellos autónomos o microempresas que no dejan de ser trabajadores por cuenta ajena, con todas las pegas y ninguna de las ventajas de dicha condición contractual.

Más información | CEPAL, Lavanguardia.com
En Pymes y Autónomos | La solución puede pasar por la internacionalización

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios