Síguenos

2769408234_48fda12333_b-2.jpg

Según Michael Porter, un clúster son “Agrupaciones de empresas interconectadas e instituciones relacionadas (centros de formación, unidades de investigación y/o otros agentes públicos o privados) pertenecientes a un sector o segmento de mercado, que se encuentran próximas geográficamente y que están vinculadas a través de elementos comunes y complementarios, que se unen para realizar proyectos conjuntos y ser más competitivos.” En consecuencia, en el clúster se han de aprovechar las economías de escala que se den llegando así a conseguir sinergías entre las empresas que lo forman y haciendo que se creen puestos de trabajo con un alto valor añadido.

Además una de las características que ha de tener un clúster es el de contar con vías de comunicación con el exterior cercanas que le permita dar salida a productos u otros posibles elementos de mercancía o intercambio y además que sea lo más fácil posible, ya sea mediante la interconexión con carreteras principales como estaciones de trenes próximas o aeropuertos. Ejemplos de clústers hay muchos y de todos los sectores. Por ejemplo, fuera de nuestras fronteras están los clústers como Sillicon Valley (como clúster de innovación referente a tecnologías de la información) o Hollywood (como clúster de la industria cinematográfica).

Los clústers, además, permiten que constantemente haya innovación, ya sea en productos, en servicios, en tecnología o en estrategia; permitiendo que surjan estructuras empresariales flexibles, haciendo que muchas veces se trabaje mediante procesos y no por departamentos. Lo que significa que no se repiten trabajos, reducción de costes (tanto fijos como variables), mejor aprovechamiento de las tecnologías. La creación de clústers hace que los sectores que los aprovechan y las empresas que los conforman sean mucho más competitivos.

Además un tema muy importante de los clústers, es que estos necesitan obligatoriamente el compromiso y el apoyo de la administración o administraciones, ya sean locales, regionales, autonómicas o estatales. Sin dicho apoyo de las administraciones la creación de los clústers no sería una realidad. Es precisamente en los clústers donde el triángulo formado por Empresa-Administración-Universidad/Formación donde se ha de potenciar.

Los beneficios de la creación de los clústers son muchos, desde la creación de nuevos mercados (océanos azules) hasta la ampliación de los mismos, pasando por un mayor poder de negociación con proveedores o la creación de alianzas estratégicas e incluso reportar un beneficio económico a la región donde esté implantado. Pero todos estos beneficios no serían posibles sin antes no se han dado una serie de pasos para la creación con éxito del clúster en cuestión, como son: análisis económico del sector en cuestión, análisis de las empresas participantes, análisis del entorno, análisis DAFO, establecer un calendario de procesos y de todo el proyecto.

En España existen toda una serie de clústers en diversos sectores. Algunos de ellos son:

  • Fundación Helice (Aeronáutico)
  • Cluster Biomasa & Energía CEB&E (Biomasa y Energía)
  • Turistec. Cluster de Tecnologías de la Información y Comunicación (Turismo)
  • Foro de Automoción de Castilla y León (FACYL) (Automoción)
  • Agrupació d’Empreses Innovadores del Vallès Occidental (Textil)
  • Associació d’Empreses Innovadores Aecork de Catalunya (Corcho)
  • Asociación Empresarial Clúster de la Madera de Galicia (Madera)
  • Asociación de Investigación y Desarrollo en la Industria del Mueble y Afines (AIDIMA) (Mueble)

En Pymes y Autónomos | Impulsar la economía del talento
Imagen | Cluster

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario