Compartir
Publicidad

El 'amiguismo' y las actividades protocolarias

El 'amiguismo' y las actividades protocolarias
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

 

Hoy quiero poner sobre la mesa un debate del área de las relaciones laborales de la empresa que se da mucho dentro de las organizaciones, y es la mayor rentabilidad del 'amiguismo' sobre las acciones derivadas del cumplimiento del protocolo establecido.

No hay mejor explicación que un ejemplo, así que vamos a ello. Piensen por un momento cuántas veces han necesitado algún input de información de otro departamento de la empresa, ahora mediten sobre cuántas de las veces lo han conseguido por tener una buena relación con algún profesional del área al que nos dirigimos, y cuántas lo han conseguido sin conocer a nadie y apoyándose únicamente en los cauces formales para hacerlo.

Seguramente la mayor proporción se incline por el primer caso, tendiendo a ser residual el conseguir las cosas mediante los cauces de comunicación 'formales'. A pesar de lo trivial de esta reflexión, con ello se demuestra que la comunicación dentro de la empresa no resuelve ciertas dependencias dentro de la organización, sino que los individuos mejor posicionados respecto a otros a nivel relacional son los que cuentan con una ventaja competitiva, que obviamente aprovechan para lograr mejores resultados.

Por suerte, esta situación no se presenta en todos los sectores de actividad, pero en departamentos de análisis, contabilidad, consultoría o presupuestos, aparece con mucha más frecuencia de la que podemos llegar a imaginar, y tiene el inconveniente de que no todos los trabajadores se encuentren en igualdad de condiciones, perjudicando gravemente las relaciones laborales y el principio de igualdad de oportunidades.

Si me pregunto por qué tienen lugar este tipo de situaciones, la única respuesta que encuentro es la desconfianza en algunos miembros del equipo, la personalización de tareas (vaya a ser que menganito me la vaya a 'robar'), y el 'afán' de querer controlarlo todo. Adicionalmente, por lo que he observado en las organizaciones con las que he tenido relación últimamente, este tipo de actitudes ha ido creciendo mucho más desde la llegada de la crisis económica, perjudicando notablemente el ambiente de trabajo. Y no solo eso, lo peor de todo, es que muchos de los gerentes y directores ven en esta 'ventaja competitiva' un activo o un plus, que aunque creo que en la práctica lo es, no es deseable para la organización.

En Pymes y Autónomos | Cuando se hace una mala gestión y el efecto maradona Imagen | juandoso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos