De las gangas y la liquidez

Sigue a

moneda

En la época actual, en la que el precio de los activos se ha deteriorado de manera generalizada desde los inicios de la crisis económica, afloran algunas oportunidades que permiten adquirirlos a precios mucho más bajos que hace tan solo unos años, lo que hace despertar en algunos gestores empresariales la apetencia por incorporarlos dentro de su activo fijo.

Esta ‘apetencia’ por las gangas puede suponer diversos riesgos, entre los que se encuentran:

  • La escasa rentabilidad que podamos obtener de estos al no ser óptimos para nuestra actividad, es decir, que en ocasiones se incorporan activos que aunque tienen un bajo coste económico, no incorporan un producto sustancial a nuestra actividad, y además, es posible que su mantenimiento pueda detraer importantes recursos que pueden utilizarse en fines mucho más interesantes
  • Limitar o mermar la posición de liquidez de la empresa, ya que su desembolso puede comprometer nuestros recursos financieros para emprender inversiones futuras, acometer imprevistos, o simplemente gozar de una posición de liquidez más holgada en estos tiempos de dificultad

Por tanto, debemos tener mucho cuidado a la hora de sopesar el comprar un activo, por muy barato que sea, estableciendo como reglas de decisión la oportunidad de afrontar ese gasto y también en cómo puede mejorar nuestra producción y/o eficiencia con su incorporación.

En Pymes y Autónomos | Un error al fijar el precio de un producto no siempre obliga a vender a ese precio
Imagen | rahego


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario