Compartir
Publicidad

Con L de liderazgo. Sun Tzu.

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos años nos aconsejaron durante la carrera leer "Sun Tzu El Arte de la Guerra para Directivos", admito que no le presté demasiada atención, lo leí e hice mi trabajo. Más tarde a lo largo de los años a la pasión por leer novelas, también se ha unido echar un vistazo a este tipo de tratados para desarrollar nuestro potencial si no tenemos claro cómo gestionarlo. Considero los libros y las buenas conversaciones inspiradoras para nuestra vida personal y profesional. Gracias a ellos llegaremos a ser los líderes de nuestra existencia.

No hay duda que hoy más que nunca necesitamos una estrategia. A nivel vital y sobre todo laboral. ¿Quién nos va a solucionar nuestros problemas? (desempleo, llevar al éxito nuestro nuevo negocio, etcétera) Nadie. Nosotros. Y no se trata de fomentar el individualismo, sino de algo superior y positivo: conocernos y reconocer nuestras limitaciones y nuestras virtudes. Y con ellas construir nuestro propio arte en los negocios, en las ideas.

El clásico militar más referenciado y reverenciado, por especialistas del “management” es Sun Tzu, filósofo y militar chino de los años 400-320 a.c. Sus ensayos, recogidos en “El Arte de la Guerra”, han sido reditados en años recientes múltiples veces. ¿La razón? Aunque suene exagerado, vender zapatos puede llegar a considerarse una pequeña guerra empresarial, y la disciplina, la estrategia y la observación del enemigo (la competencia) son, en otro nivel, situaciones en las que las estrategias de Sun Tzu serán útiles. Las batallas han de ganarse utilizando el intelecto y no la fuerza.

Por ello, os dejo con este vídeo basado en la obra de este estratega militar y filósofo. Si existió o no es otra cuestión. Lo importante es quedarse con alguna de las frases de "El arte de la guerra" y aplicarlas ¿perdemos algo por intentarlo? A lo largo de los siglos: soldados, ejecutivos, gerentes de pymes y cualquiera que necesite una guía para poder destacar entre sus competidores lo han leído... o deberían.

Vamos a extraer algunos de sus principios aplicados a la empresa:

  • Tiene que conocer su mercado tan bien como se conoce a sí mismo. la toma de decisiones ha de estar determinada por los datos.
  • Precise una orientación clara y conserve un rumbo firme.
  • Ocupe una posición que no pueda ser fácilmente ocupada por su adversario. Fortalezca sus competencias básicas.
  • Éste es el mejor modo de conseguir un predominio psicológico y de privar de la iniciativa a su adversario. La velocidad representa un elemento esencial de la sorpresa.
  • Considere el modo de situarse en una posición ventajosa para usted y no para su adversario. Gane posiciones ligeramente defendidas o desocupadas.
  • Lo sencillo funciona mejor. Es posible que incluso los planes más simples sean de difícil ejecución.
"La aplicación de las normas constituye un arte. En éste entra el juego el ocio. Los profesionales son conscientes de las sutilezas de las reglas empresariales; los aficionados ignoran muy a menudo tales normas. Ambos corren riesgos; ambos ganan y pierden. Sólo uno tiene las probabilidades en su favor. Cuanto mayor sea la experiencia del ejecutivo profesional, mejor comprenderá los riesgos de la marginación de las normas y menos tenderá a desviarse sin una razón válida"

Tal vez en un primer instante os descoloque el vídeo, y os haga pensar ¿guerra y negocios? Pero seamos como cirujanos y con pinzas y cambiando el contexto, traslademos los comportamientos a donde lo necesitemos, evidentemente prevaleciendo la estrategia por encima de todo lo que nos muestra este documental.

Me quedo con lo que nunca nos debe tentar: la falta de decisión. El líder se caracteriza como aquél que combina su pericia de especialista en una tarea con un olfato del mismo calibre por los aspectos humanos de la dirección.

En Pymes y Autónomos| Riesgo reputacional,El liderazgo como factor diferencial en la empresa

Vídeo| Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos