Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Pymesyautonomos.com

Promoción

Imprimiendo desde el smartphone: consejos para optimizar la conexión inalámbrica

3 comentarios

Logo Wifi
Ya os hemos hablado anteriormente en este espacio de las posibilidades que nos ofrecen hoy en día los teléfonos inteligentes o Smartphones. La verdad es que tanto esto teléfonos (sean el modelo o sistema que sean) como sus hermanos mayores los “tablets” están sustituyendo a marchas forzadas los ordenadores de sobremesa. Cada vez está siendo más común ver como el usuario (denominémoslo así) medio de la informática está viendo como estos dispositivos suplen todas las necesidades surgidas de su día a día.

Y por norma general estos dispositivos interactúan con otros de manera inalámbrica. Por lo que conviene tener bien configurados los routers inalámbricos para que la comunicación sea de lo más fluida posible. Los propios fabricantes ofrecen aplicaciones (programas informáticos) para estos smartphones que se comunican de manera sobresaliente con sus dispostivos, como las impresoras. Estas tienen un identificador dentro de la red inalámbrica que la aplicación reconoce y se conecta con ella.

Pero vamos a empezar por el principio y explicar brevemente que tipo de conexiones inalámbricas existen. Este conocimiento no es indispensable, pero ayuda a identificar posibles problemas que estén relacionado con una mala elección o mala configuración.
iPad

Principales redes WiFi existentes

Las tecnologías WiFi o inalámbricas llevan ya años con nosotros y tal como ocurre en todo lo relacionado con el mundo de la informática, estas han ido evolucionando a lo largo de los años para ofrecer mejor conectividad, seguridad o en sus funcionalidades. A grandes rasgos podríamos delimitarlas en cinco grupos, las cinco se denominan con el mismo código numérico 802.11 y se diferencian por una letra, “a”, “b”, “g”, “n” o “ac”.

Y su evolución ha sido tal cual la escribo, la primera red fue la 802.11a y evidentemente es la menos evolucionada. La b y la g son iguales pero con mayor rango de acción (en torno a los 50 metros de radio) y menos propensas a errores o interferencias que su hermana mayor. la “802.11n” es la usada actualmente, con mayor rango (100 metros), mayor transferencia (hasta 450 Mbps de transferencia) y la posibilidad de enviar y recibir datos simultáneamente. La “ac” aún se encuentra en experimentación y casi no existen routers que la soporten, pero duplicará la tasa de transferencia de la “n”.

Hoy en día casi todos los smartphones soportan la red WiFi 802.11n, pero esto no quiere decir que nuestro router la soporte (aunque es raro). Como es evidente, configurar nuestra red a la versión más potente permitida contribuirá a tener una comunicación más rápida entre nuestros dispositivos.
Epson connect

Como configurar nuestro Smartphone o Router y pequeñas consideraciones a tener en cuenta

Los Smartphones de hoy en día son tal como su nombre indica, inteligentes, y no es necesaria casi ninguna configuración por parte del usuario para que escoja y se adapte a la mejor red disponible. Pero los routers inalámbricos suele ser conveniente configurarlos porque son realmente los que crean la red inalámbrica dentro de nuestra casa u oficina. Aquí es conveniente tener a mano o buscar los manuales del router WiFi que tengamos, en ellos nos mostrarán los pasos a seguir para su configuración.

Piensa en tu router como si fuera un ordenador independiente en si mismo, en realidad lo es. Por ello suelen identificarse como un equipo dentro de la red y se suelen reservar el primer puesto del código numérico que se genera. Estos son cuatro grupos de hasta tres cifras separados por puntos (XXX.XXX.XXX.XXX), los tres primeros grupos son idénticos para toda la red, siendo el cuarto el que varía.

Lo más normal es que empiecen por “192.168.0.XXX” siendo el segmento “XXX” el que varía y que identifica una máquina de otra. Por lo que el Router se suele reservar para si mismo el “192.168.0.1”. Si introducimos este número dentro de la barra de direcciones de nuestro navegador de Internet favorito hará que accedamos al Router. Existen programas que nos rastrean la red y nos muestra los equipos que están conectados a ella. En Windows está dentro del Panel de control y en Mac OS X dentro de las preferencias del sistema.

En realidad, toda esta literatura no es útil más allá de saber su mera existencia y comprenderla, pero todo este tipo de configuraciones suelen ser relativamente opacas para el usuario. Lo que realmente deberemos tener en cuenta es tener nuestro router en el punto mas central posible de la casa u oficina y con la mínima cantidad posible de dispositivos electrónicos rodeándole para evitar interferencias.

Las paredes también contribuyen a mermar la intensidad de la señal inalámbrica, pero con las capacidades que manejamos actualmente esto es casi imperceptible. Hace 10 años era común ver como en ciertas partes de la casa no llegaba la señal de router, pero hoy en día esto es muy raro (salvo interferencias electrónicas) y si realizamos una búsqueda desde nuestro smartphone incluso vemos la red inalámbrica del vecino.

Consideraciones finales para conseguir una señal óptima

Podríamos profundizar mucho más, pero realmente no tiene mucho sentido. Con un poco de investigación en la red de redes conseguirás adentrarte en el mundo de los diferentes canales, conseguir que las red WiFi emita en un canal diferente para que no sea molestada por ninguna otra red. Las opciones son muchas, pero afortunadamente los sistemas operativos actuales consiguen configurar ellos solos las opciones más óptimas.

Otro consejo a tener en cuenta es que aunque algunas impresoras puedan conectarse de manera inalámbrica a una red, lo mejor, al ser un dispositivo que no se traslada, esté conectado mediante un cable de red al router. Aunque podamos acceder a ella desde un smartphone, la comunicación será más rápida si es el router el que capta la señal inalámbrica y la transmite vía cable a la impresora.

Para finalizar solo me resta recordar que intentemos tener dispositivos más actuales que nos podamos permitir y configurar los mismos para las máximas posibilidades que nos permitan. Es muy importante recordar no poner dispositivos que emitan fuertes señales electromagnéticas cerca de nuestro router e intentar que los dispositivos en nuestra red emitan y reciban datos con el mismo protocolo, ya que pueden llegar a interferir unos con otros.

En Espacio WorkForce Pro | Impresoras Inkjet vs láser: el consumo y ahorro a prueba

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de fjuarez !

    No tienes ni idea de lo que quieren decir las letras del tipo de WiFi: Las de tipo a son redes en frecuencias de 5GHz en lugar de 2,4GHz. Las de tipo b y g no son iguales, una funciona a 11Mbps y otra a 54Mbps y no hay diferencia de alcance (eso si pasa en las de tipo n).

    Vaya birria de artículo...

  • Respondiendo a #1:
  • 2

    Avatar de aitor-carbajo !

    Creo que el autor del artículo ha pretendido explicar a grandes rasgos las características de cada tipo de WiFi, sin entrar en datos demasiados técnicos o complejos. Su explicación a grandes rasgos está bien, la tuya es más detallada.

    Tampoco hace falta descalificar el trabajo de nadie tan a la ligera.

    Un saludo

  • 3

    Avatar de LosLunesAlSol !

    Hoy en día el uso del WiFi a nivel interno es básico para que los smartphones puedan ahorrar en la tarifa de datos y preservala para cuando están fuera de la oficina.