Compartir
Publicidad

Si nada tengo, nada me pueden quitar

Si nada tengo, nada me pueden quitar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El título que da nombre a este artículo que bien podría dar pie a muchas interpretaciones bien cabe destacar que puede servirnos (y mucho) para cuando un ladrón de esos que un buen día asalta (sin el beneplácito oficial) la caja de nuestra empresa, de nuestra tienda o comercio.

Ahora en serio disponer de un mínimo de efectivo siempre puede sernos muy útil y necesario, incluso en algunos negocios será imprescindible, pero hemos de intentar evitar disponer de efectivo en la medida de lo posible, y con ello evitaremos opciones de que nos entren a robar e incluso de con ello poner en peligro nuestra propia integridad física.

No hay golosina más golosa para un ladrón que saber que en una empresa, tienda o comercio determinado se maneja un alto nivel de efectivo, ese sin duda es uno de los objetivos primeros de estos amantes de lo ajeno. Ante ellos, tenemos varias opciones, cualquiera será buena que nos de operatividad y que nos permita protegernos.

Existen empresas que disponen de una caja fuerte y regularmente van depositando lo depositado en ella en el banco, esta a mi entender es una opción más arriesgada. Más apropiado veo aquellas empresas que día a día van al banco y no dejan nada de efectivo, o bien aquellas empresas a las que un servicio de seguridad privado se encarga de retirar y custodiar el efectivo, o incluso modelos de empresas que directamente en el momento de cobrar, por medio de mecanismos internos trasladan el dinero a un lugar seguro en sus dependencias y de ahí rápidamente pasa a la custodia antes mencionada o al banco.

En Pymes y autónomos | ¿Aumentarán los robos en los comercios en la campaña navideña? Imagen | Kyezitri

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos