Pasar de asalariado a autónomo: recomendaciones

Sigue a

Nomina autonomo


Algunos profesionales liberales que trabajan a cambio de una nómina, se encuentran con empresarios que les ofrecen hacerse autónomos, conservando el mismo puesto de trabajo, algunos de estos empresarios (pocos) lo que ofrecen es un contrato como autónomo económicamente dependiente, pero otros lo que quieren es un falso autónomo, esto es, un trabajador por cuenta ajena que trabaja por cuenta propia ¿lioso no?.

Un falso autónomo trabaja exactamente igual que un trabajador por cuenta ajena, con unos horarios, un puesto de trabajo y unos medios que proporciona el empleador. La diferencia es que el empleador cotiza por ese trabajador, se limita a practicar una retención en su nombre, y pagarle un IVA que luego el autónomo tendrá que devolver.

El gancho que suele poner el empleador es siempre el mismo:

“Te pago más que si estuvieses en nómina y con eso tú pagas la SS, además como autónomo te puedes deducir ciertos gastos, y puedes trabajar por tu cuenta en tu tiempo libre.
Para que veas que no te quiero engañar, pagaré por ti lo mismo que pagaría si estuvieses en nómina.
Tú me pasas una factura cada mes a una de las empresas del grupo y listo.”

Pongamos que el empresario te dice que iba a pagar por ti 24.000 euros/año… ( Lo que equivaldría a una nómina en 14 pagas; 12 de 1.330,15 euros y dos extras de 1.457,15 euros)

Si haces unos cálculos rápidos sin entrar en mucho detalle, con esos 24.000 haces 12 facturas de 2.000 más su IVA, y con una retención de un 15% (opcionalmente un 7% los primeros dos años). Con lo cual cada mes ingresarías 2.060 euros.

2.060 frente a 1.330 parece un buen trato, aunque no tengas pagas extras, al menos cobras igual durante el mes de vacaciones. Al empresario “le cuestas” lo mismo, sin embargo tienes indudablemente más liquidez.

No voy a hablar de las diferencias de fiscalidad entre el autónomo y el asalariado, que dan como resultado que esa aparente diferencia de 730 euros todos los meses, quede muy mermada en cuanto prorrateamos las pagas extras, incluimos las cotizaciones del autónomo a la SS y lo que tendría que pagar por IT para conseguir unas prestaciones similares a las que obtendría en nómina.

Voy a hablar de algunas cosas que se suelen pasar por alto, cuando nos parece que vamos a ingresar cada mes algo más que un 50% por encima de lo que cobraríamos en nómina, por hacer el mismo trabajo. ¿A quien no le nublaría algo el juicio eso?

Indemnización por despido

En primer lugar, si estamos en nómina tenemos derecho a una indemnización por despido, por el tiempo que llevásemos en la empresa. El empresario va a tratar de ahorrarse cuanto pueda en ese sentido, poniéndote a firmar una indemnización muy inferior a la que te correspondería, con la excusa de que es un mero trámite, ya que en realidad no vas a estar despedido, pero él ha de darte de baja. Negocia este punto bien, el empresario te puede pagar todo lo que te corresponde hasta la fecha y aún así se estará ahorrando lo que te debería por el tiempo que sigas en la empresa, ya que como autónomo no seguirás acumulando antigüedad, ni cobrarás indeminzación alguna cuando decida prescindir de tus servicios.

Prestaciones de desempleo

Una vez causas baja en la empresa, aunque sea sólo a efectos burocráticos, puedes tener derecho a paro. Si eres un parado que se hace autónomo tienes algunas opciones que debes al menos considerar, las políticas de promoción del autoempleo: puedes cobrar de golpe un porcentaje (el 60% si no ha variado) del total que te correspondería cobrar, (pongamos que tienes derecho a 1000 euros mensuales, durante un año, podrías cobrar 600×12= 7200 euros de una vez) y renunciar al otro 40%; o pedir que te subsidien las cuotas de la SS con el monto total que te correspondería, es decir, si tenías derecho a 12.000 euros (según el ejemplo anterior) y suponiendo que cotizas por la base mínima (algo menos de 270 euros) esa subsidiación te tendría para pagar las coutas de autónomos durante 12000/270= 44 meses aproximadamente.

Hay que tener en cuenta que si te haces autónomo, ahora ya tienes derecho a subsidio por cese de actividad (paro), pero este se calcula en función de tu base de cotización, si cotizas por la mínima, cobrarás muy poquito.

Ayudas y subvenciones

Además de esto, en algunas comunidades autónomas hay ayudas a los jóvenes emprendedores para que se establezcan por su cuenta, suelen ser a fondo perdido, de mayor cuantía si eres mujer, o inmigrante, o ambas cosas. De todas formas esas ayudas varían de año en año, y de una comunidad a otra, por lo que es difícil saber todas las que hay en cada momento, pero por las cuantías que se manejan (entorno a 5000 euros) paga la pena buscar información en las consejerías de trabajo de la comunidad e incluso de ayuntamientos.

Consideraciones finales

Haciendo estas cuentas, está claro que es mejor darse de alta como autónomo, que trabajar como asalariado, pero en cada caso las cuentas son distintas, y lo que aquí parece favorable, puede no serlo en otro caso.

Otro punto más a tener en cuenta es que los empleadores, al no tenerte en nómina, no se verán obligados a subirte el sueldo por convenio cuando corresponda según el IPC, y has de ir negociando año a año las subidas, que en contextos como el actual son harto difíciles de conseguir.

Por otro lado, al no estar en nómina, el empleador lo tiene muy fácil para prescindir de tus servicios, y si decide simplemente dejar de pagarte las facturas, lo mejor que puedes hacer es irte, antes de que acumules muchas facturas impagadas.

En conclusión, estar en nómina aporta algo más de seguridad, estar de autónomo (aunque sea falso) aporta un grado mayor de libertad (Si encuentras un cliente o un trabajo mejor, lo puedes compaginar, o sino te vas y listo).

En Pymes y autónomos | Ayudas de la Xunta de Galicia al sector TIC, Subvenciones y ayudas
Mas información | Paro para autónomos: trámites que hay que realizar para tener la cobertura por desempleo
Imagen | Fran Carreira

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios