Optimismo y ánimo ante la vuelta al trabajo

Sigue a

depresion_post_vacacional

Casi hemos llegado al fin del verano; a muchos de nosotros se nos acaban las vacaciones y a otros ya se les acabaron hace tiempo. Son épocas para desconectar del trabajo y relajarse para llegar con las pilas cargadas al inicio del nuevo curso que seguro que nos tendrá preparados numerosos retos.

Si bien es cierto que desconectar del trabajo es en alguna ocasión complicado, aún más complicado es desconectar de las vacaciones y de la playa. Hay muchas personas que sufren la llamada depresión post-vacacional y que, en cierto modo, es lógico que lo padezcamos. Volver al trabajo con optimismo es una de las mejores recetas para superarlo en el menor tiempo posible.

Y es que la depresión post-vacacional presenta unos síntomas muy similares a la depresión clínica. Cuando la padecemos estamos apáticos, irritables, desanimados y con muchas ganas de volver al lugar en el que estábamos hace menos de una semana; incluso puede llegar a provocar ansiedad, aunque en casos muy aislados. Esta depresión es debida al cambio brusco de horarios y responsabilidades que se produce cuando pasamos un tiempo prolongado de vacaciones.

Amargarse y lamentarse no conduce a ningún lugar. Lo mejor es que nos tomemos el primer día con filosofía y pensemos en las muchas cosas buenas que tiene nuestro trabajo: el reencuentro con los amigos, los nuevos desafíos que tenemos a partir de ahora… y sobre todo, en lo bien que nos lo hemos pasado en ese período de tiempo.

No te cargues de excesivo trabajo; tómatelo con calma y aprovecha para ponerte al día de todo lo que ha ocurrido en tu ausencia. Charlar con tus compañeros de las experiencias que has vivido y que ellos te cuenten cómo lo han pasado ellos es una buena terapia también para superarlo.

Independientemente de lo que hagamos en nuestro puesto de trabajo, lo mejor es que el resto de día aproveches para practicar algún deporte o alguna de actividad que de verdad te llene. Conseguirás olvidar, aunque sea por un rato, que has vuelto de vacaciones y, además, conseguirás quitarte el estrés que provocan este tipo de situaciones. No cabe duda, el deporte es uno de tus mejores aliados para combatir la depresión post-vacacional y el sofá, uno de tus peores enemigos.

Pero, sobre todo, no olvidemos que trabajar es una de las maneras en que los seres humanos nos realizamos y que percibimos estar siendo útiles para la sociedad en su conjunto y que ya hemos tenido suficiente tiempo para descansar y volver con las pilas realmente cargadas. Ante todo, optimismo y ánimo para luchar contra la depresión post-vacacional.

En Pymes y Autónomos | Vacaciones, ¿o no?
Imagen | tome213

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario