Convencer a nuestro clientes antes de convencerlo

Sigue a

div

Dentro de las habilidades de un buen vendedor se encuentra la capacidad de persuadir, motivar y convencer, lo que implica ponerse en la piel de nuestro cliente para identificar sus necesidades, y una vez alcanzado esto, intentar adaptar nuestra oferta sus necesidades para establecer una relación comercial.

Algunos comerciales fracasan como consecuencia de una estrategia mal definida, mediante la que intentar llegar sí o sí al cliente sin preocuparse antes de si lo que le estamos ofreciendo aporta alguna solución a los problemas o necesidades que este posee. En este sentido, para alcanzar un mayor desarrollo comercial y una relación más estrecha con nuestros clientes tenemos que realizar un pequeño ejercicio de acercamiento.

Para realizar este ejercicio debemos tener en cuenta varios puntos:

1) Escuchar a nuestro cliente, empaparnos de cuáles son sus necesidades, y determinar cuáles son sus necesidades mediante una pequeña entrevista

2) Acercar nuestro producto mediante la presentación, el formato y en cantidad adecuada a sus requerimientos

3) Evaluar las necesidades pasados los meses mediante una nueva entrevista, que puede permitirnos intensificar la relación comercial

En definitiva, de lo que se trata es dejar a nuestro cliente el timón del barco, dejándole entrever que es él quien asume el mando y somos nosotros los que debemos adaptarnos a sus necesidades. Todo lo demás dependerá de nuestra capacidad para convencerle, de nuestra persuasión y de lo que podamos adaptarnos a sus propias necesidades.

En Pymes y Autónomos | Prestar apoyo a empresas extranjeras también es internacionalizar
Imagen | people


Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario