Cómo atraer clientes a tu negocio: el aspecto interior

Sigue a

Interior restaurante

Una vez has conseguido atraer a un nuevo cliente a través del aspecto exterior que comentaba en un post anterior, no es menos importante cuidar mucho el aspecto interior.

Para ello voy a dar una serie de consejos sobre puntos en los que hay que poner especial atención.

Distribución de espacios

Es muy importante tanto la distribución de los espacios, zonas de servicio y zonas de público, como la distribución de los objetos dentro de este espacio (en el punto siguiente), siendo lo más recomendable recurrir a un profesional: arquitecto, interiorista.

Una recomendación básica es el orden, si hablamos de las zonas, las relaciones entre ellas han de estar claras, se debe evitar que el público deba atravesar áreas privadas, los recorridos del personal, por ejemplo en restaurantes, deben estar estudiados, evitando que se produzcan incomodidades y molestias, tanto a los trabajadores como a los clientes.

Una buena práctica es la jerarquización de espacios, diferenciando las áreas públicas de las semipúblicas, de las privadas. Los recorridos interiores han de ser accesibles a todo el mundo, y hay que prestar atención al público objetivo; individuos, pequeños grupos, grandes aglomeraciones.

Mobiliario

El mobiliario ha de ser siempre un elemento de ayuda, los muebles han de cumplir su función evitando molestar para la realización de otras, de nuevo el orden en la colocación del mobiliario es fundamental.

Poniendo por ejemplo una tienda de ropa, se puede actuar de muchas formas con el mobiliario, usarlo para compartimentar zonas (infantil, hombre, mujer) sin divisiones rígidas, o simplemente para exponer. Un exceso de mobiliario, querer exponer demasiadas referencias puede dar un aspecto descuidado, confuso y poco atractivo, es preferible exponer una sola talla de cada referencia si no tenemos mucho espacio, y que el personal atienda a los clientes facilitándoles la talla que precisan, que llenar el espacio con todas las tallas de cada referencia de tal manera que casi no se pueda ni andar entre los expositores.

En un restaurante ocurre algo similar, poner demasiadas mesas, sin dejar apenas espacio para moverse entre ellas, da sensación de agobio, al mismo tiempo que favorece que se produzcan incidentes con el personal, tropiezos, caídas, que pueden espantar a los clientes.

Acústica


Es un aspecto a menudo descuidado, de gran importancia, el ruido puede convertir un espacio encantador en un espacio insoportable, arruinándolo por completo.

Hay ciertos materiales que contribuyen a que el ruido se vuelva insoportable, son materiales que hay que utilizar con cautela, ya que no siempre es posible o conveniente prescindir de ellos.

El vidrio, las grandes superficies acristaladas que nos permiten disfrutar de unas espléndidas vistas, pueden volverse en nuestra contra ya que hacen rebotar el sonido, lo que puede hacer que incluso con muy poca gente no consigamos mantener una conversación.

Materiales cerámicos en suelos y/o paredes, lo mismo que el vidrio, son excelentes haciendo rebotar el sonido, incrementando la incomodidad.

Ambos materiales se deben usar con cautela, son muy prácticos por sus características de fácil limpieza, adecuado mantenimiento, por lo tanto, cuando se usan hay que aplacar el ruido por alguna otras vías.

Las más efectivas son los falsos techos con materiales absorbentes, son más caros que los convencionales, pero la inversión está más que justificada. Los techos absorbentes se pueden complementar con paredes de materiales específicos para absorber el sonido, los paneles de madera perforados, acolchados, pero incluso cortinajes y entelados, ayudan a absorber el sonido, el mobiliario, si está tapizado, también contribuye a reducir el ruido.

Algunas cosas tan sencillas como topes bajo las sillas y mesas también contribuyen al confort acústico.

Iluminación

La iluminación va mucho más allá de llenar el techo de luminarias hasta conseguir la cantidad de luz que exigen las normas según la actividad. Un tono inadecuado de luz puede echar a perder todos los esfuerzos que se hayan hecho sobre los apartados anteriores.

Hay cuatro tipos fundamentales de iluminación que se deben tener en cuenta:

  • Luz natural. La luz natural es muy beneficiosa, y sobre todo muy económica, por lo que es conveniente aprovecharla lo mejor posible, pero hay que tener cuidado y hacer que esa entrada de luz esté perfectamente controlada para evitar molestias, controlar la orientación y el tamaño de las ventanas es fundamental.
  • Luz general. Es la más habitual en oficinas, cocinas; zonas de trabajo con poco acceso del público. Suele ser uniforme, preferentemente blanca (sobre todo en cocinas) con ella se pretende eliminar sombras que dificulten el trabajo, y que los colores se muestren lo más reales posibles.
  • Luz ambiente. Es la más importante en las áreas abiertas al público, tanto si se trata de una tienda de ropa, como si se trata de un restaurante o una sala de espera de un despacho; lo más recomendable es que esa luz tenga tonos cálidos, no es necesario recurrir a halógenos que dan unos tonos muy cálidos a base de unos consumos eléctricos elevados, hay fluorescentes de tonalidadaes cálidas que consiguen un ambiente agradable sin disparar los costes de mantenimiento.
  • Luz de resalto. Es una luz puntual que se utiliza para focalizar la atención sobre lo que nos interese, una escultura, el producto que vendemos o exponemos. Necesariamente ha de ser más intensa que la luz ambiental, pero esto se puede conseguir eliminando o apagando la luz ambiental más próxima al objeto que queremos resaltar, creando incluso una penumbra a su alrededor que, combinada con esa luz focalizada consiga un efecto dramático muy llamativo. Hay que tener cuidado con la utilización de este tipo de luz, es muy importante que no produzca deslumbramientos; por otro lado hay que tener ciudado con la temperatura que pueden llegar a generar algunas luminarias, que puede resultar molesta, o incluso dañar los colores de los objetos si éstos no tienen rotación.

Hay que prestar atención a la hora de reemplazar luminarias fundidas, sobre todo en los fluorescentes, ya que con el uso varían de tono (iluminan menos y dan una luz más cálida a medida que pasa el tiempo) es conveniente reemplazar las de una misma zona a la vez, para que la iluminación se mantenga uniforme.

Olores

El olfato es algo que no se debe descuidar, la limpieza es muy importante, evitar la presencia de humos (tanto de tabaco, como procedentes de las cocinas), por lo tanto es muy importante tratar de evitar la presencia de malos olores, una vez conseguido eso, podemos incluso plantearnos darle personalidad a nuestro negocio, aderezándolo con un olor que lo caracterice, pero en este punto hay que tener mucho cuidado, pues, como bien saben los perfumistas, no todos los olores producen el mismo efecto en todas las personas, algunos pueden producir incluso alergias por los componentes que llevan.

Como recomendación está tratar de evitar olores demasiado intensos, olores frescos o levemente florales ayudan a dar esa sensación de limpieza que siempre resulta agradable.

Climatización

La climatización es muy importante, no se trata simplemente de tener un aparato de aire acondicionado por si hace calor, o un calefactor por si hace frío.
Es muy recomendable por no decir imprescindible, que la instalación la estudie un técnico, hay muchos factores a tener en cuenta para una correcta climatización de un local, y no es algo que podamos resolver nosotros mismos.

No se trata sólo de regular la temperatura, las variaciones de temperatura generan corrientes de aire que conviene controlar, del mismo modo que las corrientes de aire que pueda haber por puertas y ventanas que se abran o cierren. La iluminación influye en la temperatura del local, así como la presencia de gente.

Los sistemas convencionales de climatización más conocidos son los que distribuyen por el techo corrientes de aire frío o caliente según se necesite que se intercambian con el del local hasta obtener una temperatura confortable.

Hay otros sistemas menos extendidos pero desde mi punto de vista más efectivos, como el suelo radiante, que puede servir tanto para calentar como para refrigerar el ambiente, al hacerlo de abajo arriba se consigue que el efecto sea más inmediato, ya que solemos estar más en contacto con el suelo que con el techo.

En Pymes y Autónomos | Como atraer clientes a tu negocio. El aspecto exterior
Imagen | Fran Carreira.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios