Compartir
Publicidad

Las grandes empresas incumplen los plazos de pago mucho más que las pymes

Las grandes empresas incumplen los plazos de pago mucho más que las pymes
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Un estudio realizado por Informa D&B a fecha 31 de diciembre de 2010 indica que el 57,13% de las empresas no respetan las condiciones de pago pactadas con sus proveedores, lo que pone de manifiesto la poca efectividad de la Ley contra la Morosidad.

El estudio refleja que sólo el 8,21% de las grandes compañías respetan los plazos de pago, frente al al 50,03% de las micropymes y el 41,42% de las pymes. Sin embargo, una vez que se superan los 120 días de demora el porcentaje de impagos de las grandes empresas baja al 2,37%, lo que da la impresión de que este incumplimiento se hace de manera sistemática y sin ningún motivo aparente.

Por un lado este estudio nos sirve para comprobar que la Ley no está sirviendo para el objetivo que se planteó y además el grado de cumplimiento es inversamente proporcional al tamaño de las empresas, lo que abunda en que el ahogo de las pymes por falta de liquidez viene determinado tanto por la falta de financiación como por la actuación contra las normas de las grandes empresas.

¿Cuál puede ser la explicación de que más del 90% de las grandes empresas paguen tarde a sus proveedores y, sin embargo, ese porcentaje de morosidad se rebaje a menos del 2,5% semanas después? ¿Tan difícil resulta cumplir la Ley y no demorar sistemáticamente esos pagos con el evidente perjuicio a esos proveedores, muchos de ellos pymes con recursos más limitados que pueden verse en grandes dificultades por estos comportamientos?

La posición de poder de las grandes frente a las pequeñas se pone de manifiesto una vez más y la falta de elementos de control sobre este tipo de actuaciones pone en evidencia la efectividad de esta norma, aunque poco se podía esperar de una Ley cuyos primeros incumplimientos ya provenian de las propias Administraciones.

Muchas veces no sólo es suficiente con dictar leyes si no se puede garantizar o vigilar su cumplimiento. Además al falta de un severo régimen sancionador provoca que el "respeto" a dicha norma sea, más bien, pequeño. Lo que nos demuestra que, al final, los grandes pagan como y cuando quieren y los que sufren las consecuencias son los pequeños.

Vía | Europa Press En Pymes y Autónomos | La "efectividad" de la nueva Ley contra la Morosidad Imagen | Visentico / Sento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad