La importancia del flujo de caja en la toma de decisiones empresariales

Sigue a Pymesyautonomos

flujo_de_caja

Todas las empresas emiten informes periódicos para diagnosticar cuál es la salud financiera de la empresa, identificar los problemas y tratar de resolverlos con la mayor diligencia posible. En este sentido, el flujo de caja constituye un indicador esencial para conocer cuál es la liquidez de la empresa en un momento determinado.

El flujo de caja representa matemáticamente la diferencia entre los cobros y los pagos de una empresa en un período de tiempo determinado. Ejemplos de cobros son las ventas, el cobro de deudas, alquileres, intereses de préstamos, etc. y ejemplos de pagos son el pago de facturas, el pago de impuestos, amortizaciones de deuda, etc. La diferencia entre ambos conceptos constituye el flujo neto, indicador de gran importancia para medir la liquidez de toda compañía y determinar la viabilidad de un proyecto empresarial.

Evidentemente, si el saldo de este indicador es positivo significa que los cobros del período han sido superiores a los pagos del mismo, mientras que si el saldo es negativo los pagos han sido superiores a los cobros. En general, la importancia del flujo de caja radica en que constituye un excelente indicador para determinar la liquidez de una empresa, proporcionándonos una información clave para dar respuesta a preguntas como:

  • ¿Cuánta mercancía necesitamos?
  • ¿Podemos comprar al contado o tenemos que aplazar el pago?
  • ¿Debemos cobrar al contado o podemos aplazar los cobros?
  • ¿Podemos pagar las deudas pendientes en la fecha de vencimiento o debemos solicitar una refinanciación?
  • ¿Podemos utilizar el excedente de dinero en nuevas inversiones?

¿Cómo elaborar el flujo de caja?

Antes de proceder a elaborar el flujo de caja de una empresa, debemos contar con la información de cobros y pagos de la misma. Esta información debería estar recogida en los libros contables de la empresa. Es importante saber interpretar estos datos de manera adecuada de forma que proporcione información realmente relevante.

Para ello, es importante organizar la información de forma correcta, diferenciándola entre cobros y pagos de forma que el resultado sea la diferencia entre ellas. De esta manera, tendremos como resultado los saldos del período (generalmente mensuales), lo que nos permitirá proyectar los flujos de caja para el futuro basándonos en los datos históricos. Esta proyección permite, por ejemplo:

  • Anticiparnos a futuros déficit (o superávit) y tomar las decisiones adecuadas de buscar financiación (o colocar el excedente en inversiones rentables) de manera adecuada.
  • Establecer una base sólida para sustentar la solicitud de créditos, presentándolo dentro de un plan de negocios solvente.
  • Anticipar las ventas (ingresos) de un período sirve, además, para ajustar los pedidos solicitados a los proveedores y el proceso de fabricación de los productos, lo que permite, en última instancia, evitar ciertos costes de producción y almacenamiento adicionales que puede que no recuperemos.

Además, anticipar los flujos de caja futuros sirve para medir la rentabilidad de los proyectos empresariales, empleando métodos matemáticos como el VAN o el TIR, incorporando el coste de la financiación bancaria o el coste de oportunidad de acometer esa inversión y no una inversión en bonos de deuda pública, por ejemplo.

Asimismo, un registro adecuado de los cobros y pagos del período sirven para determinar los costes fijos, variables y el margen de contribución exigible al proceso productivo de cualquier negocio para calcular el punto muerto o umbral de rentabilidad.

En definitiva, el flujo de caja es un indicador muy importante y el principal aliado en cualquier proyecto empresarial, no solo para calcular el desempeño pasado, sino también para tomar decisiones financieras y elaborar presupuestos de cara al futuro.

En Pymes y Autónomos | Formas de evaluación de las inversiones: el Valor Actual Neto
Imagen | photosteve101

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios