Compartir
Publicidad

La ética, la empresa y el ERE de Telefónica

La ética, la empresa y el ERE de Telefónica
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La noticia del día, que tiene encendida a una gran parte de la opinión pública de nuestro país es el ERE de Telefónica. Para los que no os hayáis enterado todavía deciros que Telefónica ha anunciado un plan de desoidos que alcancaría al 20% de su plantilla en España, unos 6.000 trabajadores. La noticia salta al día siguiente de que la empresa hubiera comunicado unos beneficios record de 10.000 milloner de euros y que hubiera anunciado un plan de retribución a sus directivos en base a incentivos que alcanza los 450 millones de euros.

Con estas piezas se contruye un puzle que lleva a una buena parte de la opinión pública a poner el grito en el cielo. La cuestión es que desde el punto de vista empresarial, la decisión no es discutible, primero por tratarse de una empresa privada que seguirá un proceso legal al respecto y, segundo, porque si analizamos detenidamente los datos podemos encontrar más de una razón para adoptar esta decisión. Con respecto al punto de vista de la ética, aquí cada uno tiene la suya por lo que nunca podremos estar todos de acuerdo.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de analizar la situación es que Telefónica es una multinacional, sus ingresos provienen del desarrollo de su negocio en España y en otros muchos países. Los beneficios anunciados corresponden a la empresa a nivel mundial, pero si vemos los datos correspondientes a su negocio en España la realidad es distinta. Sobre esto podéis ver lo que Remo ha publicado en El Blog Salmón, vistos estos números cabe pensar que sin esa actividad exterior la situación de Telefónica sería muy distinta.

Ante la situación de la empresa en nuestro país la dirección de la misma se propone reducir la plantilla de la compañía en España en base a prejubilaciones (como si no), bajas incentivadas, etc. y externalizar los servicios que han venido prestando estos trabajadores. Esto supone anticiparse a la posibilidad de que siga cayendo la actividad de la empresa en nuestro país y que las 6.000 bajas de este plan no tengan que convertirse en 15.000 en unos años. El trabajo de la dirección de la empresa es analizar los datos y tomar decisiones, por tanto desde el punto de vista de la empresa no cabe duda de que la decisión puede ser correcta.

Desde el punto de vista ético puede chocar bastante que esta medida coincida ya no sólo con el aumento del beneficio sino por el anuncio del dividendo a los accionistas y del bonus a los directivos. Respecto al primer punto, la empresa es de sus accionistas, ellos invierten su dinero en la empresa con el objetivo de obtener plusvalías. La empresa debe, por un lado, premiar a sus inverores con una parte de los beneficios obtenidos y, por otro, ofrecer una remuneración atractiva para captar más inversores o mantener a los que tiene. Muy mal le irían las cosas si ese dividendo no existiera o fuera menor y los accionistas retiraran su confianza en la empresa y vendieran sus acciones.

Con respecto a los bonus, si nos quedamos con el titular la cosa es llamativa. Sin embargo ese bonus es para los direectivos de la empresa a niviel mundial, si los beneficios de Telefónica en Latinoamérica han aumentado es justo recompensar a sus responsables, independientemente de que los españoles no hayan cubierto esas espectativa y no tengan acceso a ese cobro. Además el pago de este bonus es en acciones, por lo que la empresa no pagará esa retribución de manera dineraria.

En mi opinión, como observador externo, los datos pueden justificar una decisión así y si en lugar de tratarse de Telefónica estuvieramos hablando de una pyme no me cabría ninguna duda de que se está haciendo lo correcto. Está claro que anunciar un recorte de plantilla de esta entidad al día siguiente de hablar de millones de euros de beneficios es, como mínimo, inoportuno y, desde el punto de vista ético, puede ser más que discutible. Pero la cuestión ética es mucho más subjetiva, aquí cada uno puede tener un punto de vista particular.

En Pymes y Autónomos | La gestión preventiva
Imagen | Alberto OG

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos