Síguenos

En su día Remo, como ejemplo de crowdfunding, nos trajo el ejemplo de El cosmonauta, un interesante proyecto español, cuyo rodaje acaba de terminar y que levantó fondos por más de 400 mil euros. Mientras esperamos su estreno, esta previsto para finales de mes de Iron Sky, otro ejemplo de crowdfunding sumamente creativo.

Mucho más interesantes que el argumento de la película resultan los distintos regalos que a cambio de las donaciones o participaciones en el presupuesto del film reciben los colaboradores/inversores, y que resultan similares a las del film español. Hablamos fundamentalmente de merchandising y de unos originales “bonos de guerra”, más que apropiados para la temática del film en cuestión.

Por encima de la vertiente financiera de estas campañas está el vinculo emocional. A lo largo de la gestación del proyecto se crea una enganche entre el publico potencial y la obra que mejora con mucho cualquiera campaña de marketing- Se trata de una herramienta sumamente poderosa y que está al alcance de las pymes para este u otro tipo de proyectos desarrollados con imaginación. Es más, diría que este tipo de acciones está vedad a las grandes empresas. Aprovechémoslo.

Más información | Iron Sky, Blog de cine
En Pymes y Autónomos | Lendio: financiación pymes “made in USA”

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios