Compartir
Publicidad

Hazte un "austriaco": provisión para despidos

Hazte un "austriaco": provisión para despidos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los dos últimos años se ha venido mareando la perdiz con la imposibilidad de implantar el modelo austriaco en España. Parecía que a todo el mundo le gustaba hasta que se comenzaba a hablar de la financiación del mismo. En ese momento, trabajadores y empresarios silbaban y miraban al Gobierno. Y ahí parece que se quedo. Lógico en un país donde todo el mundo está esperando que el Estado les saque las castañas del fuego, incluso un gran número de empresarios. Quizás habría que recordar este colectivo que buena parte de las soluciones ha de partir de ellos mismos. ¿Por qué no provisionar el coste del despido desde el momento 0? estamos hablando de que cada uno se construya su propio "fondo austriaco" de indemnizaciones.

He encontrado esta propuesta en Políticas de recursos humanos durante las vacas flacas, un interesante post de La pastilla roja que, aunque centrado en empresas de base tecnológica creo que son de aplicación amplia. Os dejo con sus palabras exactas al respecto,para a continuación realizar una serie de matizaciones que considero convenientes:

Uno de los mayores fallos de la contabilidad estándar es que no refleja de forma natural el hecho de que cada día que pasa la empresa contrae una deuda con el trabajador. Y que dicha deuda tendrá que pagarla, además, cuando menos caja líquida tenga para hacerle frente. Mi consejo es que hay que crear una provisión de 45 días de salario por año y trabajador, para todos ellos y desde el principio. Ese dinero debe de ir a un fondo de reserva que se utilizará bien para despedir, bien para reducir gastos financieros en pólizas de crédito a corto plazo cuando fueren necesarias.

Para empezar, yo diría que es un fallo no tan sólo contable, también fiscal. Contable desde el momento en que al no tenerse en cuenta no refleja fielmente la situación de la empresa, fallando por tanto una de las premisas de toda buena información contable. Y fiscal debido a que no bastaría con ese reconocimiento contable a mi juicio, habría que establecer en paralelo un impacto fiscal de dicha provisión, lo que por un lado se correspondería con una visión prudente desde un punto de vista contable, y por otro ayudaría a solventar el problema que describiré a continuación. El Estado reconocería que dichas dotaciones implican un menor beneficio.

Y es que como ya estáis pensando, buena parte del meollo es la resistencia de los empresarios a hacerse cargo de este coste. Pues me temo que alguien debiera decirles que no tienen que asumir nada nuevo, que ese coste ya lo tienen. Lo que deben hacer es reconocerlo, dotarlo y gestionar/rezar para evitar tener que materializarlo finalmente. Ese Pero desde el mismo momento que contratan están incurriendo en dicho coste, y si no son capaces de ganar dinero para cubrirlo, es que su negocio no es tal. Y eso deben asumirlo el Estado, declarando exentos dichos importes de IRPF o Sociedades, y el empresario materializándolos no tan solo como una reserva contable si no también financiera, es decir en un fondo o activo concreto de máxima seguridad, lo que nos lleva a un tercer punto.

Partiendo de que el Estado no va a colaborar en dicho reconocimiento fiscal, y asumiendo también que el empresario incluso así, debería dotar dicho fondo de despidos, el que lo haga concretándolo en un activo financiero no sólo evitará que lo dilapide sin más, o lo use como una fuente de financiación o de mejora de sus ratios contables. El propio fondo generará unos rendimientos que nos pueden ayudar ante cualquier error o imprevisto legal, suponiendo una medida de seguridad adicional.

¿Qué opináis al respecto?

Vía | La pastilla roja En Pymes y Autónomos | Reforma laboral: el pago de la indemnización por despido aplicando el modelo austriaco, Urge la aplicación del modelo austriaco Imagen | Kecko

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos