Fraudes financieros a las pymes: los shell banks

Sigue a Pymesyautonomos

golden kiwi

¿Recordáis hace años como la Iglesia sacaba en procesión santos y Vírgenes para implorar el fin de la sequía? Pues me extraña que, con la que esta cayendo, o mejor dicho, con lo que no cae (dinero), no se vuelva a recurrir a la imaginería religiosa para acabar con la pertinaz sequía financiera. ¿Tendrán hilo directo los agricultores con la Santa Sede?

El caso es que la ausencia de ese liquido elemento que lubrica las relaciones, y me refiero al crédito financiero, esa agarrotando a las pymes. Ciertamente afecta a todo el mundo, pero las pymes lo están sufriendo con especial virulencia. La ola que se retira se está llevando todos los recursos de los que creían disponer. Pero la cosa aún puede ponerse peor, ya que el Banco de España previene a las pymes frente a los intentos de fraude en materia de financiación.

El mecanismo es relativamente sencillo. A través de internet, de comerciales subcontratados, de intermediarios de buena fe, algunos shell banks transmiten ofertas de financiación a las pymes. ¿Que es un shell bank o un banco shell? Empresas financieras constituidas en paraísos fiscales que, para entendernos, difícilmente tienen nada que ver con las características de un banco clásico que conocemos por estos lares. Pueden ser usados para numerosos fines, entre otros para el fraude.

Y es que, como suele ocurrir en otro tipo de fraudes por internet, tras pintarlo todo de color de rosa, tras examinar la operación y decir que la cosa esta hecha, se pide al cliente español que transfiera una provisión de fondos para afrontar los gastos de la operación. Posiblemente alguno crea que es difícil que alguien pique, que algún empresario transfiera fondos alegremente bajo dicha premisa a una entidad financiera desconocida, generalmente a cuentas en el exterior. Pues creedme que es más que posible.

Un caso muy similar es el ocurrido estos últimos días en relación con unos pagarés del Valencia CF en poder de Racing de Santander. El Racing pretendía descontarlos, no admitiéndolos ninguna entidad financiera. Aparecen unos financieros,intermediarios trabajando para una entidad neozelandesa. Se ofrecen a descontar dichos efectos a cambio de una comisión. El dinero saldría de dicha entidad kiwi. A última hora surgen problemas, el dinero no acaba de llegar, pero ellos solicitan bajo cualquier excusa peregrina que se les entregue los pagarés con el compromiso ante Notario de abonar el dinero a los pocos días, a lo que el gerente del club responde con buen criterio que nones. Poco después, la policía detiene a los supuestos financieros bajo la acusación de un presunto delito de estafa, ya que parece ser que les seguían la pista desde hace tiempo.

Tengo mis dudas sobre si dicha entidad financiera existe realmente, o es un shell bank, una pagina web que encubre una mera sociedad offshore, que busca crear una apariencia de legalidad generando documentos, tarjetas de visita, incluso de crédito. Podríais alucinar con el kit del que disponen algunas de estas empresas. Ya veremos lo que dice el juez, aunque me he encontrado alguna que otra entidad de nuestras antípodas más que sospechosa.

Conclusión: no sólo se asumen riesgos dejando el dinero a alguien, también creyéndolo tomar prestado. Ojo.

Vía | Expansión
En Pymes y autónomos | El timo del nazareno, No estamos ante el final de los paraísos fiscales
Más información | El Diario Montañes, El racinguista
Imagen | bensonkua

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario