Compartir
Publicidad

Cuestiones a plantearse al definir la estructura económica de una empresa

Cuestiones a plantearse al definir la estructura económica de una empresa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Una de las maneras de conocer el estado económico y patrimonial de una empresa es a través de su balance de situación. Este balance nos muestra el conjunto de inversiones, de bienes y derechos que tiene la empresa y, como contrapartida, de donde han salido los recursos necesarios para obtenerlos. Más allá de la información del balance la dirección de la empresa debe plantearse, antes incluso de inicar su actividad, cuál va a ser la estructura económica de la empresa, para ello hay una serie de cuestiones clave que han de tenerse en cuenta.

Partiendo de la base de que la empresa va a necesitar una serie de activos para realizar su actividad, que puede tener que gestionar stocks de materias primas y/o de productos terminados, que ha de definir el sistema de ventas y los métodos y plazos de cobros y pagos, una gestión óptima del negocio ha de tener previstos todos estos aspectos.

La puesta en marcha del negocio requerirá, en mayor o menor medida, una serie de medios de producción (maquinaria, equipos informáticos, instalaciones, elementos de transporte, etc.). Esta inversión en activos suele ser una de las partes más importantes del presupuesto inicial del negocio y suele ser la que requiere una buena parte de la financiación que solicitan las compañías.

En la gestión de stocks, tanto en el aprovisionamiento de materias primas como de productos terminados, ha de plantearse cuál es el nivel óptimo de inventarios. La política comercial también puede tener impacto en la estructura económica a la hora de implantar acciones promocionales o descuentos a los clientes.

Por lo que respecta a la tesorería es importantísimo estructurar el calendario de cobros y pagos. Definir como realizar los pagos a proveedores, si necesitamos algún tipo de ayuda financiera para llevarlos a cabo y cuál de estos productos es el más adecuado. Lo mismo con el capítulo de ingresos, cómo se va a cobrar al cliente (al contado o a crédito) y que medios de cobro vamos a utilizar y su coste.

Plantearnos desde el primer momento todas estas cuestiones nos va a ayudar a definir la estructura y el armazón financiero necesario para desarrollar nuestra actividad. Si conseguimos que ese armazón sea sólido, nuestras posibilidades de éxito aumentarán considerablemente.

En Pymes y Autónomos | Consideraciones en el análisis económico-financiero de empresas Imagen | vladimix

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos