¿Cómo afectan las subidas del precio del petróleo a mis ventas?

Síguenos

petroleo

La gasolina está por las nubes. Este es un comentario muy común que está presente en todas las tertulias de cafetería desde hace bastante tiempo. Y es que para muchos de nosotros repostar se está convirtiendo en uno de los actos rutinarios más caros.

Pero no solo la subida de precio afecta a los ciudadanos, si no también a las empresas. Y es que una subida del precio del petróleo puede repercutir en el coste de los factores de producción y, por tanto, al precio de los productos. Pero, ¿puede afectar esta subida a los ingresos de mi empresa?

Lo que salta a primera vista es que los derivados del petróleo, como la gasolina y el queroseno, suben automáticamente de precio, lo cual influye directamente en el precio de los transportes, tanto por medio aéreo, terrestre o marítimo. Pero el aumento de costes depende de las condiciones contractuales pactadas con el transportista.

Es posible que hayamos pactado un precio del kilómetro por lo que en principio una subida del precio del petróleo no nos afecta, al menos hasta la siguiente revisión y, en este caso, será la empresa de transporte la que absorberá las pérdidas. Sin embargo, si esto no es así, la subida del coste de transporte será por lo general repercutido a la empresa, aumentando los costes de producción.

Pero no sólo los transportes se verían afectados, ya que la mayoría de los productos fabricados utilizan el petróleo en alguna de las fases del proceso de producción, por ejemplo, su envasado (la mayoría de los plásticos son sintéticos, y se producen a partir de derivados del petróleo). El coste total del producto vendrá dado por cada una de esas fases, y al ser la materia prima más cara, también lo será el producto terminado.

Independientemente de la fase del proceso productivo que se verá repercutida, lo que parece claro es que la empresa deberá optar por absorber las pérdidas o repercutir el sobrecoste de la producción al cliente. De cualquiera de las dos formas se producirán pérdidas en alguna de las empresas o en varias, y por tanto, un aumento del precio del petróleo producirá pérdidas en alguno de los integrantes de la cadena de producción.

Como esta no es una situación controlable por la empresa, la solución puede pasa por comprobar periódicamente la evolución del precio del petróleo para, de esta manera, planificar nuestra actividad de tal manera que podamos evitar o mitigar las pérdidas.

En Pymes y Autónomos | La política de stocks
Imagen | ollesvensson

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario