La nueva ayuda para los parados de larga duración vinculada a la formación

Síguenos

curso.JPG

El Gobierno establecerá una ayuda de 350 euros mensuales que estará vinculada a la realización de actividades formativas. Esta ayuda sustituye a la de 426 euros y estará destinada a los parados que hayan agotado su protección por desempleo y carezcan de rentas superiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

La medida tendrá una vigencia de 6 meses y podrán optar a ella los desempleados que hayan agotado sus prestaciones entre el 16 de febrero y el 16 de agosto de este año. El cobro de esta ayuda estará vinculado a una acción formativa que permita obtener un certificado de profesionalidad o una cualificación profesional que esté referida a sectores emergentes o con potencial de crecimiento. La formación deberá durar entre 300 y 600 horas y podrá sustituirse parcialmente por prácticas no laborales para jóvenes menores de 30 años.

Además, esta ayuda podrá ser compatible con las rentas, ayudas y salarios mínimos de inserción de las comunidades autónomas. En este caso, se percibirá sólo cuando la cantidad total no supere el 75% del SMI. Si se supera el límite, se descontará de la ayuda el importe que exceda dicha cantidad.

Desde mi punto de vista esta medida tiene un triple efecto. Primero el económico, continuar ayudando (con esa cantidad poco se ayuda, pero menos es nada) a los parados sin recursos. El segundo es fomentar la formación y el reciclaje de aquellos trabajadores que han estado dedicados a determinados sectores que puedan estar más castigados por la crisis o que sólo pueden ocupar puestos de baja cualificación por carecer de más capacitación profesional.

Pero la tercera es acabar con el pago del subsidio para parados sin recursos que están trabajando en la economía sumergida. Ahora estas personas deberán renunciar al subsidio para seguir “en negro” o renunciar a la economía sumergida al no poder trabajar porque deben acudir a esas actividades formativas.

Desde luego no me parece que 350 euros sean un incentivo demasiado atractivo, así que la medida por ese lado no debería tener demasiado éxito. Otra cosa es que la Administración pueda detectar que un parado sin recursos que puede solicitar la ayuda no lo hace e investigue los motivos.

En Pymes y Autónomos | El Gobierno sustituirá los 426 euros por una ayuda para la formación
Imagen | Mario Carvajal

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario