Compartir
Publicidad

España a la cola de Europa en innovación

España a la cola de Europa en innovación
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los índices más interesantes para ver la evolución de la economía de un país es su capacidad innovadora. Llevamos años escuchando como es necesario cambiar el modelo productivo, para pasar del ladrillo o complementar el turismo y mejorarlo con I+D+i. Pero lo cierto es que la capacidad innovadora en la empresa española todavía tiene mucho margen de mejora.

Al menos eso indican los datos del International Business Compass, (PDF) de BDO, que analiza el desempeño económico, político y sociocultural de 174 países y que sitúa a la empresa española en el puesto 42 del ranking, mejorando dos puestos respecto al anterior índice. Se encuentra por detrás de economías de la eurozona como Alemania, Francia o Italia.

Pero también detrás de otras como Irlanda, que se sitúa en el séptimo lugar a nivel mundial, Holanda que es tercera seguida de Suiza, Noruega y Dinamarca. Pero también queda detrás de otros países como Malta, Estonia, Polonia, Lituania, Letonia o Hungria, quedando claramente en la cola de la innovación a nivel de la Unión Europea.

Las buenas cifras del crecimiento de la economía española se debe más al récord de ocupación de un sector del turismo, muy beneficiado por los atentados sufridos en otros destinos de su competencia. Esto no implica que gracias a una inversión en innovación se haya logrado ser más competitivos y ofrecer más calidad a menor precio.

Se puede contrastar esta cifra en la mejora de los salarios, sobere todo como una mejora en las cifras del empleo, pero que sin embargo no mejoran la productividad, algo que hace que las empresas españolas sean menos competitivas cada vez, al subir los salarios por encima de la productividad que genera cada trabajador.

Lo cierto es que si sólo se va a competir en salarios contra otras economías resulta muy complicado. El ejemplo debería ser otras economías que tenemos muy cerca y que han crecido superando las dificultades de la crisis de forma sólida gracias a la innovación. Ya no se trata tanto de un cambio de modelo productivo, sino de consolidar la salud del nuestro en los próximos años más allá de circunstancias coyunturales.

En Pymes y Autónomos | Los números de la innovación

Imagen | jarmolouk

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos